Está claro que el devenir de las bolsas en agosto estará marcado por dos fuerzas antagónicas, por un lado, el recrudecimiento de la guerra comercial y el fantasma de la recesión en EE.UU; por otro, las medidas de política monetaria expansiva que podrían ser anunciadas tan pronto como en septiembre.

Lea el artículo completo

Miriam Fernández Jiménez

Gestor de fondos de inversión

Ibercaja Gestión