La inversión en valor está de moda. Esa es una de las lecturas que sacábamos de nuestra participación esta semana en el foro Iberian Value, que reúne a gestores que ponen en práctica esta filosofía de inversión. ¿Pero qué supone invertir en valor? La definición más sencilla es comprar empresas por debajo de su valor intrínseco. Pero la realidad es mucho más complicada. Comprar negocios excelentes a un buen precio que cumplan este requisito sucede pocas veces en la vida y la crisis provocada por la covid19 ha podido ser una de ellas. ¿Qué es un negocio excelente? Aquel que obtiene buenos retornos sobre el capital empleado y tiene un buen equipo directo, entre otras características. Pero hay veces que determinadas narrativas promovidas por algunos inversores como “el turismo está acabado”, “el petróleo va a desaparecer”, o “la banca nunca será rentable” permiten comprar negocios a precios excelentes. De nuevo, la covid19 nos ha permitido encontrar muchas oportunidades en este caladero. En estos dos métodos de inversión que engloba la misma filosofía, el orden de los factores no altera el producto, y prima por encima de todo las expectativas de revalorización. Nuestra sensación es que este tipo de empresas están reportando muy buenos resultados. Incluso, en algunos casos, fruto de las ganancias de cuota de mercado, se justifican ya valoraciones por encima del año 2019.

Javier Rillo Sebastian, CFA

Jefe de Análisis

Ibercaja Gestión