De vez en cuando es recomendable hacer un análisis de fondos que cuentan con supuestos "asesores estrella" que aparecen a menudo en medios de comunicación y que cuando hablan o escriben parece que su control es total, pero cuando lo que te están vendiendo a través sus intervenciones en radio o sus artículos en el confidencial lo contrastas con su lucidez a la hora de asesorar con dinero real la decepción es sencillamente espectacular.

 Tras casi 8 años de historia su fondo de inversión lleva una rentabilidad de un escaso 7%, algo que no sirve ni para compensar a la inflación. @CarlosDoblado es de los que vende que su planteamiento es conservar el capital, pues estaría bien que nos cuente como lo hace para conseguir una rentabilidad tan ridícula que queda lejos de conservar el capital.

  

 Estamos hablando de un fondo que a 5 años pierde dinero

  

 Si lo contrastamos con lo que ha hecho wall St desde la creación del fondo el ridículo que hace @CarlosDoblado es sencillamente espectacular. El ETF más popular que replica al SP500, el SPY le saca la friolera de 140 puntos porcentuales de ventaja a su fondo y si lo contrastamos con el ETF más popular del Nasdaq, el QQQ la cifra es un escalofriante 220% de diferencia.

 Quizá haya gente que diga que es poco tiempo, pero casi 8 años ya no me parece tan poco, se trata de un periodo temporal más que aceptable para valorar la lucidez de un gestor o asesor y en este caso no es de extrañar que prefiera no intervenir ni participar en redes sociales financieras con inversores especializados porque no creo que sea capaz de explicarle al partícipe del fondo como se consiguen unos resultados tan impresentables.

 

 Su última metedura de pata es ir diciendo en el confidencial que hemos visto extremos de miedo o similares propios de señales de compra y haberse quedado fuera del importante rebote que ha tenido el mercado en lo que llevamos de año. Ha conseguido poco más del 2% en lo que llevamos de año mientras Wall St supera el 10% en lo que va de año. 

  

 Con estos resultados nos va dando a entender que su modelo de negocio está más basado en vender su película a través de los medios y en esforzarse lo máximo posible en marketing para que luego se convierta en un completo ridículo en asesoramiento real, en definitiva, un buen vendedor de crecepelo pero de esa categoría no sale.

 Si miramos el resto de fondos asesorados podemos contrastar que ninguno da la talla. No se durante cuanto tiempo sus clientes necesitarán para enterarse que han elegido a un asesor popular que en cuanto le separamos del micrófono y de la pluma, en el mercado de verdad queda lejos de dar la talla.