Si en 2019 el déficit de la Seguridad Social en 2019 superó los 16.600 millones de euros, en 2020 rozó casi los 20.000 millones, lo que supone prácticamente el 1,8% del PIB. Estos números rojos marcan un récord histórico, y las perspectivas no prevén que la situación vaya a mejor.

La esperanza de vida en España es cada vez más alta, y dentro de 20 años lo será aun más, lo que en si mismo es una muy buena noticia, pero perjudica asimismo al sistema público de pensiones y aun más si se tienen en cuenta los efectos del Covid-19. La pandemia ha traído consigo la pérdida de empleos y un descenso en el nivel salarial que se traduce en una menor contribución a la Seguridad Social. Eso, sin olvidarse de la natalidad, que, aunque no desciende, se mantiene en unos niveles que no permiten compensar el envejecimiento de la población.

De hecho, un estudio realizado por Allianz sobre 70 sistemas de pensiones en el mundo muestra que España parte de una situación muy compleja para alcanzar un sistema sostenible y adecuado, es decir que mantenga a los pensionistas con un nivel de vida similar al de los trabajadores. 

Es más, según el mismo informe la tasa de dependencia (personas en edad de trabajar entre jubilados) global se duplicará con creces las próximas tres décadas. España, en concreto, tendrá el tercer nivel más alto del mundo en 2050, con un 72,2%, solo por detrás de Corea del Sur y Japón, frente al 30% de la actualidad. 

Ante esta situación, aunque los expertos niegan que las pensiones públicas vayan a desaparecer, si advierten que su cuantía descenderá, haciéndose prácticamente imposible que un trabajador pueda seguir con el mismo nivel de vida cuando llegue a la jubilación. Por ello, el ahorro privado resulta cada vez más imprescindible.

Para este objetivo, Allianz cuenta con diferentes PPI’s (Planes de Pensiones Individuales), de categorías de inversión que se adaptan al perfil riesgo, expectativas de rentabilidad y horizonte temporal de cada ahorrador. 

Cada plan para la jubilación de Allianz tiene una exposición distinta al mercado de valores, lo que supone diferentes expectativas de rentabilidad y riesgo. Además, todos invierten en mercados globales y muy diversos, para diversificar la inversión y así conseguir reducir el riesgo de pérdidas.

Precisamente la diversificación, y los distintos perfiles de inversión, permiten elegir el plan que mejor se adapte a cada ahorrador, o hacer una combinación entre ellos para lograr el equilibrio perfecto en cada momento.

Además, a la hora de decidirse a ahorrar para la jubilación no hay que olvidar las ventajas fiscales que ofrecen los planes de pensiones individuales, una característica que permite reducir la base imponible del IRPF hasta 2.000 euros de inversión, y por tanto ahorrar impuestos en la declaración de la Renta.

Planes de pensiones Allianz

Plan de Pensiones Allianz Conservador

Con un posicionamiento entre el 0% y el 30% a renta variable, el plan de pensiones Conservador está dirigido a los perfiles más prudentes, dispuestos a asumir pérdidas reducidas a cambio de mejor rentabilidad que la que ofrecen los productos tradicionales.

Plan de Pensiones Allianz Moderado

El Plan de Pensiones Allianz Moderado invierte entre un 30% y un 60% en renta variable y está pensado para clientes con un perfil más moderado. Es la opción más equilibrada con una expectativa de rentabilidad elevada y dispuestos a asumir riesgo.

Plan de Pensiones Allianz Global

La opción dirigida a los perfiles más arriesgados es el Plan de Pensiones Allianz Global. Con un posicionamiento entre el 60% y el 100% en renta variable está dirigido a aquellos ahorradores con una expectativa de rentabilidad elevada y dispuestos a asumir riesgo.