El año pasado en Europa (en medio de confinamientos generalizados) las compras de vehículos eléctricos (VE) aumentaron un 135%, con lo que la región superó a China (que registró un crecimiento del 12%) como motor global de las ventas de VE. En un momento en el que el mercado automovilístico mundial se enfrentaba a vientos en contra, las ventas globales de VE alcanzaron por primera vez los 3,24 millones de unidades y su cuota de mercado aumentó del 2,5% en 2019 al 4,2% en 20202. 

Según Rob Zeuthen, gestor de cartera de la BNY Mellon Mobility Innovation Strategy, la aceleración de la transformación digital que se produjo el año pasado en toda la economía mundial parece haberse trasladado a 2021.

Nuevo récord de matriculaciones

La Agencia Internacional de la Energía constató que en 2020 se registró un récord de tres millones de coches eléctricos matriculados en todo el mundo, un 41% más que en 2019; en 2021 se registraron 2,5 veces más matriculaciones en el primer trimestre del año que en el mismo periodo de 20203.

Zeuthen afirma: "Aunque la pandemia sigue siendo una fuente importante de riesgo e incertidumbre, una combinación de tipos bajos pero crecientes, un inventario bajo, nuevas fuentes de innovación en movilidad, regulaciones más estrictas, una mayor preocupación por el medio ambiente y un cambio en las preferencias de los consumidores proporcionan una combinación de fuerzas cíclicas y seculares que impulsarán la demanda en todo el panorama de la movilidad."

China a la cabeza

Zeuthen está de acuerdo en que la fuerte demanda de VE fue la nota positiva en el mercado europeo en 2020, y señala el continuo rendimiento superior en Europa Occidental en comparación con otras regiones del mundo, incluida China.

Sin embargo, al ser el mayor mercado mundial de turismos, China ha experimentado una notable recuperación de su volumen desde la reapertura de su economía. Y señala: "Se mantendrá una demanda subyacente positiva, suponiendo que la economía interna de China continúe su tendencia de crecimiento." Aunque el mercado chino está respaldado por las subvenciones gubernamentales a la compra, que se reducirán a finales de 2022, Zeuthen afirma que el crecimiento debería seguir siendo positivo a medida que aumente el interés de los consumidores.

En cuanto al mercado estadounidense, señala que el crecimiento del volumen de turismos depende en gran medida de la salud del consumo y del empleo. Mientras continúa la distribución de las nuevas vacunas de COVID-19, Zeuthen espera que su economía se mantenga en una senda positiva, aunque accidentada, durante el resto del año.

Apoyo tecnológico

Aparte de los VE hay un mundo creciente de oportunidades de inversión en movilidad, según Zeuthen. "Vemos tendencias de crecimiento estructural en diversos ámbitos", afirma. "Esto debería impulsar la oportunidad en los fabricantes de redes 5G, redes de computación en la nube, infraestructuras y, cada vez más, sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS)."

Las perspectivas de crecimiento de los ADAS y la electrificación de los vehículos parecen especialmente positivas a medio y largo plazo, comenta. El contenido y la funcionalidad de los ADAS siguen aumentando por vehículo en los mercados principales, al igual que el cambio secular subyacente hacia la electrificación de los vehículos, que sigue siendo un punto clave para Europa y China debido a las políticas y regulación de las emisiones. Según algunas mediciones, se prevé que el mercado de ADAS crezca a una tasa de crecimiento anual cercana al 16% entre 2021-2026, alcanzando más de 73.000 millones de dólares, según UnivDatos Market Insights.

Zeuthen también destaca el 5G como un área que sigue teniendo un impacto positivo en la industria de la movilidad. Los nuevos lanzamientos de smartphones están teniendo una adopción notable y las perspectivas de ganar cuota de mercado están envalentonando a sus competidores, añade. "Dada la reducción de la capacidad de fundición y el alargamiento de los plazos de entrega, a corto plazo esperamos que las condiciones de los smartphones sean mejores que las actuales".

Datos principales:

  • En 2019, Europa consiguió 60.000 millones de euros en inversiones para producir VE y baterías, 19 veces más que en 2018.
  • La penetración de los VE es del 5,2% en China, del 56% en Noruega, del 25,5% en Islandia y del 15% en los Países Bajos.
  • Las opciones de micromovilidad eléctrica se han expandido rápidamente desde su aparición en 2017. Los patinetes eléctricos compartidos, las bicicletas con asistencia eléctrica y los ciclomotores eléctricos ya están disponibles en más de 600 ciudades y de 50 países.
  • Chile pretende electrificar todo su transporte público de aquí a 2040; en los países de la Unión Europea, una nueva Directiva de Vehículos Limpios también prevé la compra pública de autobuses eléctricos.
  • En Europa, el 76% de los puntos de carga se concentran en sólo 4 países: Países Bajos, Alemania, Francia y Reino Unido (datos de finales de 2019).