Así bailan los ratings de la banca tras el examen de Moody’s al riesgo español

Así bailan los ratings de la banca tras el examen de Moody’s al riesgo español

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La agencia de calificación Moody’s lleva toda la semana subiendo las calificaciones a decenas de emisores españoles. En su mayoría son públicos, dependientes del Estado y el movimiento llega tras la subida de calificación (de Baa2 a Baa1) del pasado viernes para el Reino de España. Desde Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias, a Cores, la agencia que supervisa el aprovisionamiento energético en España, pasando por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y AENA (aeropuertos): todos han recibido una mejora en sus notas.

Sobre el papel, tanto el Estado como las empresas públicas podrán endeudarse a un menor coste. La prima de riesgo española -que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono a 10 años español y el alemán al mismo plazo- ha caído esta semana a 70 puntos, niveles que retrotraen al indicador hasta 2010, cuando estalló la crisis de deuda soberana. Pero el efecto benigno más pegado a la economía real se está produciendo en los balances de los bancos privados, encargados de suministrar crédito y voraces compradores de la deuda pública.

Por eso, Moody’s considera que ha llegado la hora de subir ratings al sector. En concreto, la agencia ha elevado la calificación de Banco Santander desde 'A3' hasta ‘A2’; en Bankia (dos escalones, hasta 'Baa3' desde 'Ba1') y también asigna ratings más altos para Sabadell (Baa1) o Bankinter. Por otro lado, Moody’s ha confirmado los ratings 'Baa1' y 'Baa2' de BBVA y CaixaBank, aunque para esta última eleva a ‘Baa1’ su nota sobre la fortaleza de los depósitos, según consta en el informe de la agencia.

 

Cataluña, crecimiento y bancos más fuertes

 

Según la agencia, la reducción de la tasa de morosidad de los bancos españoles ha descendido gradualmente desde el 12,9% de 2013 al 7,38% de finales de 2017. “Los bancos seguirán reduciendo sus ‘stocks’ de activos problemáticos, acelerándose por la recuperación y las grandes ventas de carteras inmobiliarias", pronostica y señala que este es uno de los grandes factores de mejora de los ratings.

Otro de los argumentos centrales que expone Moody’s en su defensa del rating español es la recuperación económica. “España ha experimentado un crecimiento superior al 3% anual durante los últimos tres años. Este repunte cíclico en las tasas de crecimiento en sí mismo no es particularmente relevante para el crédito, pero ha revelado el grado en que la estructura de la economía española ha cambiado de manera que la hace más sólida frente a los ‘shocks’”, subraya Sarah Carlson, responsable de riesgo soberano en Moody’s.

La agencia destaca que el crecimiento sigue siendo impulsado por la demanda interna, en particular por el consumo privado y, más recientemente, la actividad de inversión. Sin embargo, la demanda externa neta también ha jugado un papel importante en impulsar el crecimiento.

“Inicialmente, este cambio se debió a la compresión de las importaciones, un resultado natural de la profunda recesión en España. Sin embargo, también se han producido más cambios estructurales en la competitividad de los costes, la diversificación de los mercados de exportación y una menor propensión a la importación”, apuntan.

Por último, la crisis política en Cataluña ha disminuido un poco y parece que no ha causado ningún deterioro en el desempeño macroeconómico o fiscal de España hasta la fecha. “Si bien esperamos que las tensiones políticas entre el gobierno central y las fuerzas independentistas en Cataluña permanezcan elevadas en el futuro previsible, nuestro escenario base es que Catalunya seguirá siendo parte de España”, concluye.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User