Hace justo un año, sucedía algo histórico en el mundo de los fondos de inversión. Un fondo de renta variable protagonizaba uno de los primeros anuncios tras las campanadas de Nochevieja. Se trataba del Santander Small Caps España que gestiona Lola Solana, un producto que por aquel entonces tenía unas rentabilidad astronómicas a distintos plazos, como se mostraba en el propio anunicio, por encima del 18% a 5 años. 

@maitelpz y servidor lo analizamos en el primer Finect Week del año, destacando tanto lo positivo de anunciar un fondo de bolsa como lo peligroso del momento de mercado elegido para hacerlo, tras las tremendas rentabilidades que mostraba entonces y que podía atraer a muchos inversores sin considerar los riesgos.

Aquí un fotograma del anuncio

Santander Small Caps Anuncio

Algunas de esas amenazas se han concretado este 2018 y el fondo cae un 20% desde máximos y un 15% en el año. Aun así, sigue siendo uno de los fondos de bolsa española más rentables a largo plazo. Como se puede ver, tanto a 3 como a 5 y 10 años, muestra unas rentabilidades anualizadas bastante aceptables, pese la caída que lleva el fondo en este 2018 bajista para las bolsas. 
 



Esta realidad contrasta poderosamente con la que tienen la mayoría de inversores que tienen el fondo en cartera. De hecho, todo el dinero que entró en el fondo entre noviembre de 2017 y febrero, cuando se cerró el fondo a nuevas inversiones, más de 650 millones de euros, más de la mitad del patrimomio en el que se cerró el fondo a nuevos inversores, estaría ya en negativo. Según mis cálculos, salvo que hayan promediado a la baja, realizando nuevas aportaciones, más de un 10%.

El gráfico habla por sí mismo. La parte de arriba es la evolución del valor liquidativo del fondo. La de abajo, las entradas y salidas netas mensuales. Como se puede ver, más de la mitad entró en las semanas previas a que el Santander Small Caps marcara máximos históricos y empezara a caer. 
 

Como se puede ver, un fondo puede ser muy rentable a largo plazo, pero aún así la mayor parte de sus inversores pueden acabar perdiendo dinero, si entran en el peor momento y venden antes de tiempo, que va a ser lo que les suceda a muchos de los que han contratado el Santander Small Caps hace un año.