¿Tendrá la guerra comercial un impacto severo en la recuperación mundial?; después del parón, ¿volverá la Fed a apretar el acelerador?; ¿Hasta dónde está dispuesto el gobierno chino a llegar para estimular el crecimiento?; ¿Dónde se encuentran los mayores desafíos para este ciclo?

Este martes he estado en la presentación de J.P. Morgan Asset Management y nos han contado cómo ven la situación macroeconómica y de mercado para los próximos meses de 2019. 

Visión macro: crecimiento sí, pero moderado

Desde el punto de vista macroeconómico, destacan que, durante esta primera parte de 2019, el mercado ha superado la situación positiva que se experimentó durante 2009 y 2010, aunque las valoraciones son menos atractivas que en esos periodos. 

Claramente, las tensiones comerciales marcan el ritmo de la economía global y, pese a que seguimos en un entorno de crecimiento positivo, su desarrollo será menor a lo estimado. De momento, parece que las negociaciones con China se han retomado pero, Europa mira con recelo una posible imposición de aranceles para el sector automovilísticos. ¿Cómo se traduce este contexto desde un punto de vista económico? Desde JP Morgan AM señalan que los efectos de la guerra comercial tendrá un impacto asumible pero habrá que estar atentos a la presión que la incertidumbre genera a los empresarios y al consumo doméstico. 

Sectores como el industrial o la actividad manufacturera son los que más están sufriendo con este entorno. No obstante, otros como el sector servicios están experimentando una evolución positiva. "Esperamos un crecimiento positivo pero discreto. De momento, no vemos riesgo de recesión porque los indicadores no dan señales de una economía recalentada pero, sí que tenemos en cuenta en qué momento del ciclo nos encontramos", añade Lucía Gutiérrez-Mellado, subdirectora de Estrategia de JP Morgan en España y Portugal.

Bancos centrales: giro en sus políticas monetarias

El gran cambio de 2019 es el protagonismo que han tomado los bancos centrales. Mientras que el año pasado se hablaba de normalizar sus políticas monetarias, este año están dispuestos a bajar los tipos de interés. 

La Reserva Federal ha sido la que más ha sorprendido con su discurso: hemos pasado de un escenario de subidas a otro totalmente opuesto. "Desde nuestro punto de vista, creemos que el mercado ha sido muy agresivo con las bajadas que que tiene pensado hacer la Fed. Esperamos, como mucho, una o dos pero, no las tres o cuatro que descuenta el mercado", explica Gutiérrez-Mellado.

En cuanto a Europa, esperamos las bajadas del Banco Central Europeo porque, pese a que no tenemos un contexto inflacionista, Europa no puede permitir que el euro se aprecie frente al dólar. 

Por último, el Banco Central de China hará todo lo posible para conseguir el crecimiento que el gobierno ha marcado: aplicará unas políticas más restrictivas para frenar el endeudamiento. 

Estados Unidos 

Una economía más laxa en Estados Unidos podría alargar el entorno de crecimiento. Aunque, tal y como afirma Gutiérrez-Mellado ninguna expansión económica se muere por longeva pero, el fin de la que estamos experimentando actualmente cada vez está más cerca. 

En cuanto a la segunda parte del año, el desarrollo de EEUU será más bajo, ya que el país no seguirá creciendo al ritmo al que lo ha estado haciendo durante los últimos trimestres. 

Europa

"Los datos de crecimiento para Europa no son dramáticos pero, unidos a toda la incertidumbre política, se ha generado bastante ruido", apunta Gutiérrez-Mellado. 

Asimismo, la guerra comercial afecta, de forma directa, por los posibles aranceles al sector automovilístico. La región que más sufriría sería Alemania, ya que esta industria supone casi el 5% de su PIB. Además, también afecta a Europa de manera indirecta al tener muchas compañías europeas sus líneas de producción en EEUU y China. Por último, la tasa de paro sigue bajando, factor que debería incentivar el consumo.

Emergentes

Desde el equipo de JP Morgan afirman que China sufre un enfriamiento de su economía por las políticas restrictivas que está implementando el banco central para frenar el endeudamiento. De este modo, estimulan el crecimiento a la vez que bajan los impuestos para incentivar al consumidor. 

Posicionamiento de las carteras

En lo que se refiere a cambios en cartera, desde la gestora consideran que el entorno en Renta Fija no es fácil. "El activo que más nos gusta es high yield. No esperamos que los diferenciales se estrechen más pero el cupón es de los más atractivos. Estamos más positivos en Europa y en Estados Unidos", afirma Gutiérrez-Mellado.

J.P.Morgan AM mantiene un posicionamiento ligeramente infraponderado en renta variable frente a la renta fija.

En cuanto a su posicionamiento en Renta Variable, no han hecho grandes cambios. Siguen apostando por renta variable americana pese a que las valoraciones están más ajustadas. No obstante, desde la gestora afirman que ha sido un mercado con grandes sorpresas, ya que se han superado los datos macro y empresariales. "Creemos que a final de año se puede producir una recogida de beneficios y un balance positivo para final de 2019". 

Por último, se mantienen infraponderamos en Europa y mercados emergentes.