Lograr el equilibrio en las carteras de inversión se ha convertido en un ejercicio complicado en la situación actual de los mercados. En este contexto, las inversiones alternativas cuentan con una amplia variedad de opciones que ayudan a los inversores a mejorar la resiliencia, alcanzar una mayor diversificación, mitigar la volatilidad y dar un impulso a los rendimientos de sus carteras.

Las inversiones alternativas pueden definirse como aquellas en activos distintos a las tradicionales (acciones, bonos o liquidez) y pueden clasificarse en los siguientes grupos:

  • Private equity: inversión en empresas que pueden estar o no cotizadas mediante las cuales el equipo gestor incrementa el valor de la compañía participando en la gestión de esta.
  • Real Assets: inversión en activos que tienen un valor por su carácter físico como los activos de transporte e infraestructura/ energía.
  • Crédito: típicamente participación en carteras de crédito a clientes no tradicionales que ofrece un rendimiento superior por la falta de liquidez, menor solvencia o complejidad de las operaciones.
  • Alternativos líquidos: pretenden invertir en activos de menor liquidez de manera diversificada a través de vehículos como fondos de inversión o ETFs.
  • Hedge Funds o fondos de cobertura: son estrategias que se focalizan en los riesgos inherentes de cada activo, buscando obtener rentabilidad con independencia de la marcha de los mercados.

En general, suponen para el inversor la asunción de un mayor riesgo (en parte derivado de su mayor iliquidez). No obstante, la adición de estos activos a las carteras de inversión puede servir no solo para mejorar la rentabilidad sino también su resiliencia: contribuyen a amortiguar pérdidas de valor en tiempos de desaceleración debido a su baja correlación (e incluso descorrelación) con los activos tradicionales.

En Dunas contamos con un equipo especializado en la inversión en activos reales, tanto de transporte como de infraestructura, y en concreto, en energías renovables. 

En el sector de las energías renovables, los objetivos de la Administración, la creciente electrificación de la economía y el retraso de España en comparación con otros países de la UE está ya generando la aparición de oportunidades de inversión en un sector maduro en nuestro país, en el que el desarrollo tecnológico junto con la caída de costes está permitiendo la creación de un asset class sin subvenciones, en las que partícipes de distintos ámbitos pueden obtener los beneficios propios de la inversión en activos alternativos.     

 

Gregorio Herrera, Partner, Dunas Capital Real Assets