Un problema común al que se están enfrentando o se van a tener que enfrentar las compañías de seguros, en los próximos trimestres, es el mantenimiento de la cuenta de resultados con la caída de ingresos financieros ante el vencimiento de los bonos españoles adquiridos durante la crisis de la “prima de riesgo” a Tires superiores al 5 y 6% en algunos casos.

En un entorno de tipos de interés tan bajo como el actual, y con los diferenciales de crédito muy reducidos gracias a la actuación de los bancos centrales, pocas alternativas atractivas quedan en el mercado que no supongan la inversión en renta variable o similares.

En nuestra opinión, la inversión en fondos de inversión que paguen dividendos entre el 3-4% es una opción interesante a considerar, especialmente si lo analizamos al amparo de las NIIF 9 y la posibilidad de catalogar dicho fondo de inversión dentro de la categoría de Valor razonable con cambios en patrimonio sin recalificación posterior a PyG.

A día de hoy, el conseguir un bono que ofrezca retornos a 10 años cercanos al 3,5% nos obligaría irnos a rating de BB cuyo SCR se sitúa entorno al 35%, lo que supone un esfuerzo muy relevante de capital por parte de la aseguradora para obtener un rendimiento “decente”, y con un riesgo considerable de impago.

Sin embargo, desde Dunas Capital Asset Management (DCAM), creemos que la gestión flexible y multiactivo, que ofrezca altos niveles de diversificación y descorrelación respecto a la cartera estándar de las compañías de seguros, y sobre todo si está enfocada hacia la preservación de capital y en la generación de rentabilidades consistentes largo plazo, es una opción de inversión realmente interesante para el sector. Un producto enfocado a generar rentabilidades objetivo al 5% para plazos similares a los horizontes temporales a los que suele invertir las compañías de seguros y que no pierda de vista la preservación de capital, puede llegar a ser una excelente alternativa.

Por ello, en las próximas semanas DCAM pondrá a disposición de los inversores una nueva clase de participación en su fondo Dunas Valor Flexible FI, buque insignia de la casa y del que esta publicación ya se ha hecho eco en numerosas ocasiones desde su lanzamiento, que va a ofrecer, además de su atractiva rentabilidad esperada en el largo plazo,  un pago de dividendo anual que oscilará entre el 3 y 5% anual. Así pues, y si fuera considerado por parte de la entidad inversora como instrumento del tipo Valor razonable con cambios en patrimonio sin recalificación posterior a PyG, se eliminaría la volatilidad de corto plazo en PyG generada por la variación del Valor liquidativo, mientras que el ingreso financiero pasaría por la cuenta de resultados, ayudando a mantenerla en niveles razonales.

Además, durante los últimos meses, el fondo ha ido incrementando su patrimonio y número de partícipes de forma sostenida  gracias a su buena gestión, materializada en el cumplimiento de sus dos principales objetivos de gestión: protección de capital en los momentos complejos (-4,40% en el complicadísimo 2018) y generación de rentabilidad en entornos más favorables (+8.3% a cierre de abril de 2019), y todo ello con un SCR estimado (antes de diversificación con el resto de los activos de la compañía) del entorno del 25%, realizando el Look-Through del fondo para el que la gestora adapta la información a las necesidades de cada compañía de seguros.

El equipo gestor de este producto, liderado por Alfonso Benito, Carlos Gutierrez y Jose María Lecube, proviene de la industria aseguradora tras su paso por la aseguradora Aviva donde fue consistentemente reconocido por la gestión de sus fondos tanto de renta fija, renta variable y sobre todo multiactivos.

El éxito de la filosofía de inversión (llamada Value Cross Asset & Risk, VCAR) que este equipo lleva aplicando más de 12 años en los diferentes productos que ha gestionado y que ahora se implementa en la gama Dunas Valor, reside en la búsqueda de valor a nivel global y de forma activa y flexible en todo tipo de activos (bonos senior, subordinados, renta variable, convertibles…), mediante un profundo análisis de los fundamentales de las empresas en las que invierte y comparando las rentabilidades ofrecidas por cada activo respecto a los riesgos de mercado y fundamentales asumidos a través de dicha inversión. Así pues, desde DCAM somos capaces de elegir aquella inversión que consideramos más adecuada en función al apetito de riesgo del cliente y condicionado a la situación macroeconómica y financiera que visualice el equipo gestor.