Con más 20 meses a las espaldas, el proyecto Dunas Capital Asset Management (DCAM) está marcando, claramente, el camino de nuestra filosofía de inversión: la rentabilidad a largo plazo con flexibilidad y preservación de capital en el medio plazo.

Para el Equipo de Dunas Capital, el riesgo no es la volatilidad, si no la perdida permanente de capital. Sin embargo, usamos la volatilidad como instrumento de modulación y gestión del riesgo, en el medio plazo, bajo una sólida base fundamental y persiguiendo rentabilidades atractivas, pero tratando de minimizar “el sufrimiento” de corto plazo de nuestros clientes. Esta filosofía de conocimiento y gestión de los riesgos es la que nos lleva, en el medio plazo, a controlar las caídas y a recuperar más rápido los retrocesos del corto plazo, sin necesidad de que nuestros fondos sean los que más suben en periodos alcistas, pero si los que menos caen en periodos bajistas, permitiendo rentabilidades superiores en el largo plazo.

Fuente: Simulación elaborada por Dunas Capital Asset Management sobre el comportamiento esperado, a largo plazo, de sus fondos Fondos de Inversión.

En el caso de nuestro fondo de renta variable europea, el Dunas Selección Europa FI, el fondo con objetivo de rentabilidad y perfil de riesgo objetivos más altos de nuestra gama, la gestión del riesgo supone un reto incluso mayor, dado el carácter más volátil de la renta variable. Es por ello que, además del principal pilar de la gestión del riesgo en todas nuestras inversiones, esto es, el estricto análisis del negocio y del riesgo de balance (quiebra) de todas las empresas en las que somos accionistas, así como el análisis del riesgo de conversión en capital, migración de crédito o impago de los instrumentos híbridos y de renta fija en los que invertimos, en Dunas Capital AM añadimos 2 capas más de gestión del riesgo que nos hacen muy diferentes al resto:

- Gestión de riesgos de cola no deseados, mediante la búsqueda de coberturas o inversiones en activos que ofrezcan protección ante eventos de alta volatilidad, en caso de que el equipo estime que la situación así lo requiera, claro está. 
- Filosofía Multiactivo - Cross Asset, invirtiendo en otros activos, distintos a la renta variable, pero, muchas veces, emitidos por las mismas empresas que estudiamos y conocemos, que nos ofrezcan un perfil de rentabilidad similar a ésta, pero con menor riesgo o volatilidad.
 

Nuestro proceso de selección de empresas es muy fundamental, intentando buscar negocios que dependan lo menos posible del ciclo, que ofrezcan una valoración atractiva en un entorno normalizado y que tengan el menor recorrido posible a la baja en caso de escenarios muy negativos. En este análisis individualizado de cada negocio pretendemos ser lo más asépticos posible, tratando de no incluir estimaciones macroeconómicas positivas ni negativas. 

Sin embargo, es un hecho que los ciclos económicos existen, que las tensiones geopolíticas afectan a la economía y, por ende, a la cotización de los activos de nuestras carteras. Por tanto, si detectamos un posible riesgo, de probabilidad baja, pero con cierta significatividad y de alto impacto, buscamos la mejor cobertura o seguro para proteger esa cartera de activos que conocemos y que aportaran la rentabilidad a largo plazo, pero que pueden verse afectados en el corto plazo por hechos difícilmente gestionables como, por ejemplo, la actual tensión comercial del gobierno del presidente Trump con varios países.

Por último, esa segunda capa de gestión del riesgo, el cross asset, nos permite diversificar las fuentes de rentabilidad de largo plazo y controlar la volatilidad del medio plazo, en definitiva, hacer mejor uso de la asignación de riesgo que nos dan nuestros clientes. No deja de sorprender que, en un fondo de renta variable europea como el Dunas Selección Europa FI, no haya acciones de bancos o aseguradoras y, sin embargo, varias de las primeras posiciones de la cartera sean bonos de entidades financieras, bonos con rentabilidades esperadas del 8-10%, muy similares a las que debe esperar un inversor de largo plazo en renta variable, pero con una volatilidad dos tercios menor que la del sector de acciones financieras.

Algunos de las principales inversiones del Dunas Selección Europa FI y que mejor ilustran nuestra filosofía de inversión son:

- Anima, gestora italiana de instituciones de inversión colectiva con contratos de distribución con bancos y aseguradoras italianos, muy castigada por la prima de riesgo de este país, pero con una generación de caja muy sólida y una cotización extremadamente barata comparado con el valor intrínseco de su negocio.
- Deuda Subordinada de Cajamar. Bono con TIR del 10% de una entidad financiera poco rentable y, por tanto, poco atractiva para el inversor en renta variable, en el caso de que las acciones de Cajamar cotizasen (no es el caso), pero muy solvente y atractiva para un inversor en su deuda.
- Posiciones compradas en Bono a 10 años de Los Estados Unidos como inversión y como cobertura ante shock de mercado inesperado, y posiciones en opciones put sobre Euro Stoxx 50 y sobre S&P 500 como seguro puntual ante un desenlace negativo de las negociaciones comerciales entre EEUU y otros países, principalmente China.

Con el compromiso de buscar siempre las mejores inversiones, con nuestros valores de independencia, experiencia, innovación, flexibilidad y transparencia, seguimos trabajando para mantener rentabilidades superiores a largo plazo, como venimos demostrando desde el lanzamiento de nuestros fondos, el 31 de octubre de 2017. En el caso del Dunas Selección Europa FI, según Morningstar y su categoría de RV Zona Euro Capitalización Flexible, a 5 de mayo de 2019, conseguía una rentabilidad unos 4,5 puntos porcentuales por encima de la de su categoría Morningstar, desde el lanzamiento del fondo, gracias, principalmente, al mejor comportamiento del Dunas Selección Europa Fi en las caídas.

     Fuente: www.morningstar.es

 

Carlos Gutiérrez, Director de Renta Variable de Dunas Capital Asset Management