Los vaivenes en las decisiones de los políticos y banqueros centrales, las amenazas que sufre un determinado sector ante la llegada de tecnologías disruptivas, el impacto de una determinada noticia en la valoración de una compañía concreta… Los inversores vivimos pendientes del seguimiento y análisis macroeconómico y corporativo, con el objetivo de maximizar la rentabilidad bruta de nuestras inversiones. Las cuestiones tributarias y los costes operativos que les afectan, sin embargo, quedan casi siempre en un segundo plano. En este aspecto, cabe destacar que según la legislación española las instituciones de inversión colectiva cotizadas (ETFs) no son fiscalmente traspasables. Es decir, los inversores tienen que pasar por la caja del fisco cuando realizan plusvalías en ETFs, a diferencia del resto de fondos de inversión. Este hecho tiene un impacto significativo en las rentabilidades a largo plazo. Pongamos como ejemplo una única aportación inicial de 1.000 euros con una tasa impositiva anual del 21% durante 30 años. Si el retorno anualizado bruto de la inversión es del 9,6%* (rentabilidad histórica anual de la bolsa estadounidense desde finales del siglo XIX), el diferimiento del impuesto al final del periodo nos aportará en torno a 3.500 euros adicionales; es decir, 3,5 veces el dinero aportado inicialmente sólo en ahorro de impuestos. 

Dentro de su gama de productos, Dunas Capital Inverseguros cuenta con un fondo de inversión que aúna las principales ventajas de los ETFs (competitividad en costes) con la traspasabilidad fiscal: Dunas Selección USA Cubierto. Consiste en un fondo índice que replica el comportamiento de las 100 mayores empresas cotizadas en Estados Unidos cubriendo el riesgo de divisa dólar. La comisión de gestión cargada por el fondo es de sólo un 0,15% anual, y este fuerte ahorro de comisiones, en la misma línea que señalábamos sobre la eficiencia impositiva, puede tener efectos poco perceptibles en el corto plazo, pero que son multiplicativos a lo largo del tiempo y que resultan muy beneficiosos para el inversor a largo plazo. Además, el elevado volumen patrimonial del fondo (alrededor de € 235 millones) permite minimizar los costes operativos para el partícipe: cobertura del riesgo de divisa a tipos muy competitivos, recuperación impositiva de una parte importante de los dividendos cobrados, reducidas comisiones en la compra/venta de las acciones que componen la cartera, etc. Además, como buen fondo índice, su Tracking Error se encuentra claramente por debajo del 0,5% anual.

Adicionalmente, el mercado de acciones estadounidense es el más líquido del planeta englobando a las mayores empresas cotizadas del mundo donde resulta especialmente complicado la aportación de alfa con el uso de la gestión activa. El porcentaje de fondos de inversión que superan en rentabilidad de los índices de referencia después de comisiones es muy reducido, en los plazos de 10 y 15 años sólo el 10,9% y el 7,6% de los fondos de gran capitalización baten a su índice de referencia**, lo que aconseja la inversión vía gestión pasiva.

Como hemos comentado el fondo cubre el riesgo de divisa, por lo que no se ve afectada la evolución de su valor liquidativo por la evolución del tipo de cambio de la moneda estadounidense frente al euro. El mercado divisas, y el eurodólar en particular, es el mercado más líquido del mundo y su evolución, probablemente, la más complicada de predecir, dado el elevado número de variables que influyen en su precio. De todas formas, a los niveles actuales (1,13 dólares por euro) existe el consenso generalizado de que el dólar se encuentra sobrevalorado respecto a su nivel teórico de largo plazo, fijado por su paridad de poder de compra frente al euro, lo que aconseja la cobertura del riesgo divisa para los inversores de largo plazo. 

El equipo de Dunas Capital Inverseguros atesora varios años de experiencia en la gestión de renta variable estadounidense y la cobertura de divisas. Así pues, el producto Dunas Selección USA Cubierto se constituye en noviembre de 2013 con su actual política de inversión, siendo desde su creación el principal fondo indiciado de renta variable estadounidense con domicilio fiscal español. El fondo se comercializa a través de las distintas plataformas de inversión, así como directamente a través de la gestora. 

*Fuente: Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2018 
**Fuente: SPIVA® U.S. Scorecard elaborado por S&P Dow Jones Indices