Cada vez son más las voces que miran hacia los mercados emergentes como una buena oportunidad de inversión. La mejora del entorno macroeconómico ha hecho que cada vez sean más las entidades que ponen el foco en estos países, que requieren, eso sí, un mayor grado de especialización y de conocimiento.

El fondo Aberdeen Global Emerging Markets es nuestra apuesta en mercados emergentes de renta variable. Su gestor, Osamu Yamagata, estuvo recientemente en uno de los morning meetings que organizamos en Abante para explicarnos en qué consiste y cuáles son las claves de la estrategia de inversión que siguen en este fondo de Aberdeen Standard Investments.

 

La selección de valores es crucial y, por ello, buscamos compañías que sean fuertes en el largo plazo”, explicó Yogamata al analizar su proceso de inversión. Un trabajo que parte del análisis fundamental y que cuenta con un valor añadido: la experiencia de una gestora con 35 años de vida, con presencia en países de Europa, América y Asia.

 

El fondo: apuestas y recorrido

 

Las principales apuestas de Aberdeen Global Emerging Markets están en China, Taiwán e India, mientras que, por sectores, sus mayores posiciones se encuentran en valores energéticos, de salud, finanzas y en utilities.

 

“Desde el año 2000 lo hemos hecho catorce veces mejor que el índice”, señaló el gestor. Y es que el fondo ha logrado una rentabilidad media anual del 7% en la última década, bajo la filosofía de encontrar compañías de calidad a un precio razonable y, siempre, con la idea de estar invertidos a largo plazo.

 

El escenario de los emergentes

 

“Lo importante es que, ahora, el dinero está entrando”, comentó Yagamata al hablar de los movimientos y del incremento de las negociaciones que están viviendo los mercados emergentes en los últimos años. Así, destacó que “la inflación es la llave”, que se encuentra muy baja en esos mercados y que las previsiones para los próximos años son optimistas, ya que se espera que los beneficios empresariales sigan creciendo, con el foco puesto en tecnología y también en los bancos, que “van a vivir un periodo de expansión”.

 

En cuanto a los problemas regulatorios y de gobierno, el gestor sí reiteró que ese es, precisamente, el problema de China. Y aquí, habló también del incremento de las tensiones comerciales en el país asiático, aunque por el momento, parece que la guerra comercial con Estados Unidos vive un alto el fuego, con ese principio de acuerdo que ambos países anunciaron a finales del mes pasado.