El nuevo año ha comenzado con un cambio de sentimiento en los mercados. Si 2018 se despidió siendo uno de los peores ejercicios desde hace una década para las bolsas de prácticamente todo el mundo -especialmente en diciembre-, 2019 nos está dejando un cambio de paradigma: el Ibex 35 ha firmado su mejor enero desde 2011 y en Estados Unidos, el Dow Jones y el S&P 500 han cerrado su mejor primer mes del año desde hace casi 30 décadas.

Este renovado optimismo llega con el inicio de un nuevo ejercicio que hace que, inevitablemente, nos preguntemos qué nos va a deparar 2019 en los mercados. ¿Hacia dónde vamos? ¿Cómo lo van a hacer las compañías? ¿Dónde podemos encontrar grandes oportunidades de inversión? Estas fueron algunas de las cuestiones que trató Alberto Espelosín, gestor de Abante Pangea, durante la conferencia con inversores institucionales que celebramos hace unos días en el auditorio de Abante en Madrid.

Uno de los puntos que está sobre la mesa es el crecimiento económico que van a tener este año las grandes potencias y, en este sentido, el gestor de Abante reiteró que no estamos en recesión económica, pero sí en un escenario de ralentización, con tipos de interés bajos.

Espelosín también habló de algunos de los grandes problemas a los que nos enfrentamos, como el envejecimiento poblacional y el hecho de que a pesar de que, ahora vivamos hasta los 95 años, la edad de jubilación permanezca inamovible; la digitalización que sustituye al factor trabajo y el elevado nivel de deuda.

Oportunidad: bolsa europea vs. bolsa estadounidense

“Todos los países tienen los mismos problemas estructurales, la diferencia está en los sectores”, comentó el gestor al explicar la diferencia de comportamiento que han tenido las bolsas a ambos lados del Atlántico, que se manifiesta, en gran parte, por el lado de las tecnológicas -casi inexistentes en Europa-. “Si no has estado invertido en las tecnológicas te has perdido las subidas. En las cotizaciones de Netflix, Amazon o Alphabet está reflejado todo lo bueno que va a pasar, pero no lo malo”, destacó.

Respecto a lo que podemos esperar de la bolsa estadounidense, reiteró que, en su opinión, nos encontramos ante el final de un ciclo que se va a poner de manifiesto -en algún momento de los próximos 18 meses- con una clara vuelta a la media que, desde estos niveles, supone potenciales caídas de entre el 15 y el 20%.

¿Y cómo va a evolucionar el Viejo Continente? “El Euro Stoxx 50 tiene mucho margen de seguridad y está muy diversificado. En Europa se pueden encontrar grandes oportunidades de inversión, en un contexto en el que podemos ver rallys, pero también grandes caídas”, señaló el gestor.

En este punto, también habló de la lateralidad con la que se ha movido la bolsa europea en estos últimos meses y comentó los factores que tienen que darse para que se estabilice: “Se tiene que estabilizar la bolsa estadounidense, también la macro. Se tiene que llegar a un acuerdo en la guerra comercial, que es clave para sectores estratégicos europeos, así como el Brexit”. Y, por último, destacó que se tiene que dar un tipo de cambio neutro con el dólar, que no puede pasar del 1,13, para que no afecte negativamente a ninguna de las dos regiones.

Posicionamiento de Abante Pangea

En la selección de valores, la generación de alfa, estando invertido al 60%, ha sido muy positiva”, explicó al hacer balance del comportamiento del fondo que, en tres años, bate al mercado, a pesar de haberse encontrado con “cisnes alquitranes”.

En cuanto a la estrategia para este 2019, Espelosín comentó que es la misma que la de 2018: “Mantener beta positiva y los niveles de inversión medios del 10-20% que he tenido últimamente, con generación de alfa en valores y guardar liquidez para, en la sacudida final, poder incrementar el riesgo con margen de seguridad y con valores de calidad”.

Espelosín también recordó algunas de sus principales posiciones como CIR, Pharol, Telecom Italia, Baer y Orange, y habló de algunos valores que pueden entrar este mes, si se dan los precios adecuados, como Saint Gobain, Heineken, SOL y Renault.