Con la recta final de agosto, lo que vuelve es la cita por excelencia del verano para los inversores: la reunión de Jackson Hole.

En un año marcado por la recuperación económica y en el que la inflación ha resurgido para volver a acaparar la atención de los mercados, la cumbre anual de los banqueros centrales se antoja clave, en tanto que se espera, en cierta medida, poder empezar a vislumbrar cuál puede ser la hoja de ruta a seguir de la Reserva Federal de Estados Unidos.

¿Cuándo comenzará la Fed con la retirada de estímulos? ¿Dará alguna pista Jerome Powell en su intervención del viernes? Y es que, aunque la reunión de Jackson Hole comienza mañana jueves, el plato fuerte llegará el viernes con el discurso del presidente de la Fed, por lo que los inversores aún tendrán que esperar dos días para ver si el calendario comienza a despejarse o si hay que esperar a la reunión que la Fed tendrá en septiembre para conocer qué pasos quiere dar el organismo y si el tapering entra en ellos, a corto o medio plazo.

De momento, parece que las expectativas de un mensaje claro en torno a la retirada de estímulos se han enfriado en los últimos días por el incremento de los casos de la variante Delta del coronavirus y su consecuente impacto económico. De hecho, el pasado viernes, Robert Kaplan, presidente de la Fed de Dallas, señaló que esto es algo que están vigilando de cerca y que tendrán en cuenta de cara a ajustar su hoja de ruta.

Con todo, en las actas de la última reunión de la Fed de julio -se dieron a conocer la semana pasada- lo que se leía es que “la mayoría de los participantes señalaron que, siempre que la economía evolucionara en líneas generales a sus previsiones, podría ser conveniente empezar a reducir el ritmo de compras este año”. Un mensaje que sentó mal a las bolsas a ambos lados del Atlántico -Estados Unidos cerró ese día con caídas cercanas al 1% y en Europa, al día siguiente, la tónica fue similar-, aunque, en realidad, no era la primera vez que se hablaba de la retirada de estímulos para final de año.

Entre tanto, este miércoles previo a la cumbre de Jackson Hole -que se vuelve a celebrar de forma virtual-, las bolsas europeas han cerrado, en general, con subidas moderadas, mientras en Estados Unidos se mantienen también las ligeras subidas.