Como en la película de Hitchcok, que hizo famosa esta canción, todos podemos evocar escenas en las que nuestros progenitores nos aconsejan sobre cómo desenvolvernos en nuestro futuro. Me viene esa imagen a la cabeza tras leer diversos titulares sobre nuestro sistema de pensiones. Recuerdo a mi madre diciéndome que, con una peseta “iba al cine, merendaba y ahorraba”.

Lo instintivo, entonces y hasta hace unos años, era depositar el dinero en el banco porque era lo mejor y lo más seguro. Estas dos aseveraciones son ciertas.  Pero igual de cierto, es que desde los años 80, esos intereses han ido descendiendo desde niveles del 10% al nivel negativo de la actualidad.

El mundo está en constante cambio. Del mismo modo que nadie se plantea ir en coche de caballos y en mayor o menor medida nos informamos de las características de un vehículo a la hora de adquirir uno así deberíamos conducirnos con nuestras finanzas. El pasado 1 de octubre fue el día de la educación financiera, nos encontramos  en un entorno que debería incrementar el interés por esta “ciencia” que ya les advierto, no es exacta.

El sistema de pensiones y los tipos de interés bajos han venido para quedarse. Como dice el estribillo de  la canción con la que hemos comenzado, desconocemos qué acontecerá, pero está en nuestras manos cómo afrontar el mismo. Las cosas mágicas suceden fuera de la zona de confort.

 

 

 

Mª José Martínez Blázquez

Gestión Inversiones Banca Privada

Ibercaja Banco