Publicado en el blog Market Insights

Porque no hay otra alternativa... ¿O sí la hay?

 

La expansión económica tras la crisis ha sido larga pero relativamente débil. En esteentorno, son pocos los bancos centrales que han sido capaces de normalizar sus tipos de interés o sus balances y, como consecuencia de ello, los inversores han tenido dificultades para obtener la rentabilidad deseada sobre sus inversiones. Con frecuencia, escuchamos a los inversores decir que no hay más alternativa que mantener la exposición a los activos de riesgo a costa de activos seguros cuya rentabilidad es baja.

Si bien esta estrategia ha funcionado adecuadamente durante la mayor parte del ciclo económico, consideramos que –a medida que este se aproxima a su fin– los inversores deberían considerar más opciones para incrementar la resiliencia de sus carteras a fin de estar preparados para una eventual desaceleración.

Somos conscientes de que en un entorno en el que las tires de la deuda pública de los principales países europeos son bajas, especialmente aquí en Europa, esto resulta más fácil en la teoría que en la práctica. Por tanto, el margen con el que cuentan los precios de los bonos gubernamentales para aumentar y compensar cualquier descenso en los precios de renta variable es más limitado de lo que era durante periodos de desaceleración previos. Por su parte, las inversiones en liquidez en Europa –donde la rentabilidad real de dicha clase de activos es negativa– constituyen una propuesta cuyo atractivo es igualmente escaso.

En consecuencia, los inversores podrían tener que replantearse el concepto de diversificación y ampliar su horizonte más allá de las clases de activos tradicionales a fin de aumentar la resiliencia de sus carteras al tiempo que generan rentabilidades reales positivas. La buena noticia para ellos es que sí existen alternativas.

¿Qué se entiende por «inversiones alternativas»?

 

Las inversiones alternativas suelen definirse como inversiones en activos distintos de las acciones, los bonos y la liquidez. Estos incluyen inversiones en activos privados (que no cotizan en bolsa) o estrategias de inversión que emplean enfoques no tradicionales, por ejemplo basados en la posibilidad de aprovechar las caídas en las bolsas. Se trata de un universo amplio y heterogéneo que puede dividirse en dos categorías principales: las denominadas «return enhancers» (potenciadoras de la rentabilidad) y las llamadas «diversifiers» (diversificadoras).

El Gráfico 1–que ha sido extraído de nuestra reciente publicación Guide to Alternatives– muestra la tir que puede obtenerse en muchos de los principales mercados alternativos. Las «return enhancers» son estrategias –como el crédito privado o el private equity– que tratan de generar rentabilidades superiores a las que ofrecen los mercados cotizados. Naturalmente, dicha posibilidad no está exenta de riesgos, y un mayor yield es una contraprestación que el inversor recibe a cambio del bajo nivel de liquidez que ofrecen estos mercados. Sin embargo, esto podría no resultar un problema para los inversores a más largo plazo capaces de mantener activos en cartera durante todo el ciclo.

El Gráfico 2 muestra la correlación entre las principales clases de activos alternativos y los mercados públicos tradicionales. Las «diversifiers» son estrategias que generan rentabilidades con una baja correlación con los activos tradicionales, como determinadas estrategias de hedge funds o activos inmobiliarios (activos tangibles que incluyen bienes inmuebles, infraestructuras y activos de transporte). La adición de estos activos a una cartera puede servir no solo para amortiguar las pérdidas de valor de una cartera durante un periodo de desaceleración, sino también para potenciar el yield en determinadas ocasiones.

¿De qué forma pueden las inversiones alternativas complementar una cartera tradicional?

 

Para los inversores a largo plazo capaces de renunciar a parte de la liquidez, la asignación estratégica a activos alternativos puede ayudar a mejorar el perfil de riesgo/rentabilidad general de sus carteras. La ponderación exacta de la cesta alternativa dentro de la cartera diversificada dependerá de los objetivos de rentabilidad, los horizontes de inversión y las restricciones de liquidez individuales.

En los últimos años, el abanico de estrategias alternativas líquidas para invertir en mercados públicos también se ha ampliado para los inversores que no precisan de liquidez diaria.

Por tanto, aquellos inversores que se encuentren con tires reales negativas en sus inversiones en liquidez y ganancias limitadas en sus asignaciones a bonos gubernamentales en periodos de desacelaración pueden plantearse la posibilidad de ajustar sus carteras más allá de la tradicional proporción de 60/40 en renta variable/renta fija. De hecho, la adición de activos alternativos puede ayudarles a alcanzar mejores rentabilidades ajustadas al riesgo, aumentar el yield y mejorar la resiliencia de sus carteras.

 

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre los mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular.Diseñado como una herramienta para ayudar a los clientes a entender los mercados y servirles de apoyo a las decisiones de inversión, el programa analiza las consecuencias de los datos económicos actuales y los cambios en las condiciones del mercado. A los efectos de la MiFID II, los programas Market Insights y Portfolio Insights de JPM constituyen publicaciones publicitarias y no se ven afectadas por ninguno de los requisitos específicamente relacionados con los análisis de inversión establecidos por la MiFID II/el MiFIR. Además, al no tratarse de análisis independientes, los programas Market Insights y Portfolio Insights de J.P. Morgan Asset Management no se han elaborado con arreglo a las disposiciones legales orientadas a promover la independencia de los informes de inversiones, y no existe prohibición alguna que impida la negociación antes de su divulgación.
 
El presente documento es una publicación con carácter general y fines exclusivamente informativos. Su naturaleza es divulgativa y no ha sido diseñado para servir como asesoramiento o recomendación sobre ningún producto o estrategia de inversión específico ni sobre características de planes concretos u otro material en ninguna jurisdicción. Por tanto, ni J.P. Morgan Asset Management ni ninguna de sus filiales poseen compromiso alguno de participar en ninguna de las transacciones mencionadas en este documento. Cualquier ejemplo utilizado en el documento tiene carácter genérico e hipotético y fines exclusivamente informativos. Dado que esta publicación no contiene información suficiente para respaldar una eventual decisión de inversión, no deberá basarse en ella para evaluar las ventajas de invertir en ninguno de los valores o productos mencionados en ella. Además, los usuarios deberán obtener asesoramiento independiente sobre las implicaciones jurídicas, normativas, fiscales, de crédito y contabilidad, y determinar junto con sus propios asesores profesionales si cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento puede considerarse adecuada para sus propios objetivos personales. Los inversores deberán asegurarse de que obtienen toda la información relevante de la que se dispone antes de realizar cualquier inversión. Las previsiones, cifras, opiniones o técnicas o estrategias de inversión se indican únicamente con fines informativos, a partir de determinadas hipótesis y las condiciones de mercado actuales y pueden variar sin previo aviso. Toda la información aquí incluida se considera exacta en el momento en que se ha elaborado, pero no se ofrece ninguna garantía de exactitud y no se acepta ninguna responsabilidad en relación con cualquier error u omisión. Deberá tenerse en cuenta que la inversión entraña riesgos y que el valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden variar según las condiciones del mercado y los acuerdos tributarios, y es posible que los inversores no recuperen la cantidad total invertida. Ni el rendimiento histórico ni las tires son indicadores fiables de los resultados actuales y futuros.
 
J.P. Morgan Asset Management es la marca del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. En la medida permitida por la legislación aplicable, J.P. Morgan Asset Management podría grabar las llamadas telefónicas o supervisar las comunicaciones electrónicas a fin de cumplir sus políticas internas y obligaciones legales y normativas. J.P. Morgan Asset Management recogerá, almacenará y tratará todos los datos personales de conformidad con la Política de Privacidad de la Empresa. Para obtener información adicional sobre nuestras políticas de privacidad locales, visite los vínculos correspondientes: Australia, EMEA, Hong Kong, Japón, Singapur y Taiwán. Este documento ha sido emitido por las siguientes entidades: en el Reino Unido, por JPMorgan Asset Management (UK) Limited, que está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority - FCA); en otras jurisdicciones europeas, por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l.; en Hong Kong, por JF Asset Management Limited, JPMorgan Funds (Asia) Limited o JPMorgan Asset Management Real Assets (Asia) Limited; en Singapur, por JPMorgan Asset Management (Singapore) Limited (n.º de registro de sociedad 197601586K) o JPMorgan Asset Management Real Assets (Singapore) Pte Ltd (n.º de registro de sociedad 201120355E); en Taiwán, por JPMorgan Asset Management (Taiwan) Limited; en Japón, por JPMorgan Asset Management (Japan) Limited, que es miembro de la Asociación de Sociedades de Inversión de Japón, la Asociación de Asesores de Inversión de Japón, la Asociación de Firmas de Instrumentos Financieros Tipo II y la Asociación de Corredores de Valores de Japón, y está regulada por la Agencia de Servicios Financieros (número de registro «Oficina de Finanzas Local Kanto [Sociedad de Instrumentos Financieros] n.º 330»); en Australia, para clientes mayoristas exclusivamente según la definición de los apartados 761A y 761G de la Ley de Sociedades de 2001 (Cth), por JPMorgan Asset Management (Australia) Limited (ABN 55143832080) (AFSL 376919); en Brasil, por Banco J.P.Morgan S.A; en Canadá, únicamente para clientes institucionales, por JPMorgan Asset Management (Canada) Inc.; y en Estados Unidos, por JPMorgan Distribution Services, Inc. y J.P. Morgan Institutional Investments, Inc., ambos miembros de FINRA.; y J.P. Morgan Investment Management Inc.
 
En Asia Pacífico, la distribución se realiza para Hong Kong, Taiwán, Japón y Singapur. Para el resto de países de Asia Pacífico, la distribución solo va dirigida a los destinatarios previstos.
Copyright 2018 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.
LV–JPM52128 | 05/19 | 0903c02a825e558b