Educación financiera, una asignatura pendiente en España

Educación financiera, una asignatura pendiente en España

0
Me gusta
1
Comentar
Guardar
Buenas tardes,
En el día de hoy se está celebrando el día de la Educación Financiera en nuestro país.
Con este motivo he escrito una Tribuna en Cinco Días que os comparto esperando que sea de vuestro interés.
Un saludo.
 
 

Educación financiera, una asignatura pendiente en España 

 

Este año el 5 de octubre, se celebra el día de la Educación Financiera.  

Desde el año 2015 como iniciativa conjunta de CNMV y Banco de España, se viene celebrando este día dedicado a la Educación Financiera el primer lunes del mes de octubre, cuyo objetivo es concienciar de la importancia de estar formados en materia financiera, es decir concienciarnos de la importancia de tener una cultura financiera para el desarrollo de nuestra vida cotidiana 

 

Cinco años de esta iniciativa y más de diez años de la existencia de las Empresas de Asesoramiento Financiero (actualmente EAF) en España, consecuencia de la trasposición en España de la MIFI I. 

Un décimo aniversario que creo que pasó algo desapercibido en el 2019, ya que la primera EAF que se aprobó fue en abril 2009. Y a mi parecer se empezó la casa por el tejado ya que, a día de hoy, aunque la figura de la EAF está consolidada en nuestro sistema financiero, es aún una desconocida por el público en general dada la escasez de cultura financiera existente en España, con lo que se desconoce su aportación a dicha asignatura pendiente. 

 

En el día de la educación financiera reivindicamos el papel que realizan las EAFs en la divulgación y fomento de la cultura financiera acompañando y enseñando desde lo básico a lo más complejo a nuestros clientes y apoyando en momentos tan complicados como los actuales. 

 

¿Qué se entiende por Educación financiera? 

La Educación Financiera consiste en la capacidad para comprender los conceptos básicos de las finanzas y la administración del dinero de manera que estos conceptos sean capaces de aplicarlos en la vida cotidiana.  

Ante la falta de esta educación financiera se corre el peligro de no saber qué estamos haciendo con nuestro dinero, con nuestras finanzas personales y no saber desenvolvernos en la vida cotidiana a la hora de tomar decisiones. 

 

Como señalaba la Economista Joan Robinson “Todos debemos saber de economía, aunque sólo sea para no ser engañados por los economistas, y sobre todo por quienes no lo son”. 

 

Para conmemorar el día de la cultura financiera, y siguiendo lo políticamente correcto, se debería decir que se ha avanzado mucho, que vamos por buen camino, etc., pero lo cierto es que según distintos estudios en España la cultura financiera brilla por su ausencia.  

 

En un estudio publicado a comienzos de año por al CNMV refleja que casi la mitad de los españoles consideran que sus conocimientos sobre fianzas son bajos y sólo un 8% los considera altos. Además, las experiencias financieras que han tenido, un 33% las ha confiado a las experiencias que otros amigos han tenido, lo que es una señal del riesgo que se está corriendo en la gestión de las inversiones. 

El pequeño inversor en su inmensa mayoría aún no conoce los conceptos financieros básicos, ni los productos, ni la forma de acceso a los mismos, ni las opciones que tiene de asesoramiento más allá de la ofrecida por el sector bancario, como el acudir a las Empresas de Asesoramiento Financiero.  

 

La falta de conocimientos puede tener su origen en la falta de interés y el aburrimiento que producen las finanzas entre el público en general, sólo un 12% encuentra interesante esta materia, así como el lenguaje demasiado técnico que se ha venido utilizando en las entidades financieras que imposibilita su difusión y entendimiento por la mayoría de los ciudadanos. 

 

No obstante, para no ver el vaso medio vacío hay que decir que el interés por aprender en las finanzas está creciendo y ante la actual época de incertidumbre que vivimos el interés por las finanzas personales está aumentando.  

En la anterior crisis financiera, también se produjo un cierto incremento del interés por las finanzas, que se fue mitigando. En esta nueva crisis que nos acecha parece que vuelve a existir ese interés. Parece que vamos a empujones en cuanto al interés de las finanzas y se hace palpable en este sentido el refrán de “A fuerza ahorcan”. Pero, aunque sea por ese motivo hay que aprovechar ese interés para hacer fácil y comprensible la economía para todos.  

 

En la era de la información, cada vez hay más medios financieros, Blogs, y alternativas a nuestro alcance para poder gestionar incluso de manera autónoma nuestro dinero y es bueno conocer las opciones que existen. Hay comunidades financieras que proporcionan información sobre distintas materias financieras, pero lo cierto también es que hay muchísimo por hacer.  

En la proliferación de Blogs, páginas en las que muestran “lo fácil que es ganar dinero”, hay que señalar el papel de la CNMV en la advertencia de los llamados Chiringuitos financieros. Otra razón por la que es necesario tener una cultura financiera.  

 

Papel de las Empresas de Asesoramiento Financiero: 

Ley del mercado de valores reconoce el Asesoramiento Financiero como un servicio de inversión de primer nivel y queriendo armonizar los servicios y desarrollo de los mercados financieros a lo que ocurre en los países de nuestro entorno, se instauró en el 2009 la figura jurídica del asesoramiento personal con las Empresas de Asesoramiento Financiero. Empresas de servicios de inversión cuya función principal es el asesoramiento, es decir, la prestación de recomendaciones personalizadas a un cliente. 

 

Las EAF no vende nada tangible, lo que se vende en son los conocimientos y el tiempo del asesor para hacer que los ahorros/inversiones de los clientes se incrementen. Se vende Confianza. 

 

En este proceso se aconseja de manera exclusiva al cliente cuales son las mejores opciones para conseguir una rentabilidad asumiendo un nivel de riesgo teniendo en cuenta su nivel de conocimiento financiero.  

Así durante esta relación las EAF toman el papel de educador financiero, explicando no sólo los productos a su alcance sino también el porqué de esas inversiones, el contexto en el que están recomendadas y una de los factores a su vez más importantes, por qué no realizar otras. Se gana más evitando malas inversiones que acertando con las buenas. 

 

Educar es tarea de todos y una de las tareas que tenemos las EAFs es enseñar y acompañar a nuestros clientes para que puedan llevar una gestión de su economía personal y planificar mejor su futuro financiero.  

Es necesario divulgar e implantar una cultura y una educación financiera en la sociedad y se podría comenzar con una asignatura “introducción al sentido común” como parte importante para manejarse en los mercados.  

 

Así se podría distinguir dos tipos de contenidos en la educación financiera, el sentido común de las finanzas y el sentido técnico de las finanzas.  

 

El sentido técnico es el que más hay que trabajar. Es necesario tener los conceptos básicos para saber de qué te están hablando, tener los conocimientos para entender qué es lo que te está recomendando tu asesor.  

El sentido común parece ser la parte más sencilla de la ecuación, pero hay que lidiar con una serie de errores, evitarlos, para que no nos lleven a un comportamiento irracional como son el exceso de confianza, opiniones segadas, o aversión a las pérdidas.  

 

La conjunción de ambos contenidos llevará a que la ciencia financiera no sea algo raro y distante para la inmensa mayoría de los inversores y se cumplirá lo que señaló Albert Einstein “Toda la ciencia no es más que un refinamiento del pensamiento cotidiano”.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User