A estas alturas del año llegan los momentos entre otras cosas de hacer balance anual de los mercados así como de aventurarse a hacer estimaciones de lo que podría ocurrir en 2019. Haciendo un pequeño resumen de las estimaciones que hice a finales del año pasado para este año hace un año pensé que este año las alzas podrían tocar su techo y parece que ha sido así al menos por ahora pero mi estimación la hice acompañada del siguiente comentario: "el mercado no se da la vuelta de un día para otro, por lo que podemos estar durante meses con la formación de un techo apreciable antes de ver caídas importantes y podemos tener tiempo de reaccionar." y lo hice añadiendo el siguiente gráfico:

  

Y como podemos comprobar la evolución ha sido bastante en línea con lo estimado.

 

 Hacerle ver al inversor que los mercados no cambian de rumbo de un día para el siguiente sirve para que nadie salga corriendo ni se ponga bajista antes de tiempo (algunos a los que se les supone gestores profesionales han aspirado a adelantarse varios años) y una vez comprobado que el techo del mercado es consistente tenemos posibilidades de salirnos del mercado, habiendo asimilado comernos el primer 10-15% de las caídas pero pudiendo ahorrarnos el 20% adicional restante o más.

 ¿Cual es el objetivo mínimo de caída que nos podemos plantear llegados aquí? Pues el primer nivel de Fibonacci de toda la subida desde 2009 sería muy probable alcanzarlo, es decir caídas del sp500 hasta el 2100.

 

 Por primera vez en los 10 últimos años tenemos muchas probabilidades a estas alturas del año de terminar el año con todos los índices de wall St en negativo, pero tampoco de forma dramática y en el fondo esto es bueno para el mercado puesto que desmonta uno de los grandes argumentos de los bajistas como es "un año alcista más para 2019 ya sería insostenible". Pues tras cerrar todo en rojo ese argumento ya no será útil.

 La pérdida de mínimos de febrero en el SP500 marcó la puerta de salida en wall St para cualquier inversor de largo plazo y, a partir de ahí el que se lamente de todo lo que el mercado pueda caer a posteriori (ya un 5%) es por no tomar ninguna medida.

 

 El año que entra tampoco va a ser fácil para los mercados, sobre todo la primera mitad del año, pero también puede ser la mejor oportunidad de compra para los próximos 2 o 3 años siguientes de mercado, por lo tanto, habrá que seguirlo de cerca para acumular posiciones cuando se cumplan los requisitos adecuados y se vayan alcanzando las estimaciones realizadas.

 La pérdida del canal alcista de largo plazo es esa última gran resistencia rota que nos hace pensar en más caídas a la vista.

 

 Aunque sea un gráfico un poco catastrofista no está de más ver cual podría ser un escenario asustante. Al ritmo que ha caído el mercado este mes poco tardaría en conseguirlo...

  

  

El ciclo de elliott podría estar definitivamente finalizado.

Estamos ante uno de los peores meses de diciembre de la história.

 Y en general en renta variable no se libra ningún mercado, algo bueno para pensar que se han corregido ciertos excesos desde 2009 e poder retomar las alzas en 2019 tras realizar el ajuste completo previamente.

 Europa lo ha hecho peor que EEUU y algunos de sus índices como el Ibex ya tienen caídas que superan el 20%

  

Los emergentes no han roto sus mínimos anuales pero no sería de extrañar que lo hagan.

  

 Una de las cosas más chocantes de este mes es ver caídas del 2-3% en una sesión con subidas en el Vix del 3-4% lo que pone de manifiesto que el miedo de verdad todavía no ha llegado.

  

 La encuesta de investors intelligence también está lejos del miedo visto en otras ocasiones.

  

La encuesta de inversores individuales si refleja más miedo.

 

Indicadores de más corto plazo como el ratio put/call también reflejan miedo.

  

La curva de tipos en su lectura tradicional todavía no se ha invertido pero a otros plazos si lo ha hecho.

  

El petróleo está de nuevo viviendo una de sus peores rachas en sus últimas décadas.

  

El Eur/usd sigue sin definirse hacia donde quiere ir.

  

En definitiva, que se rompa la racha de 9 años alcistas consecutivos pero con balances anuales mucho menos dramáticos que 2008 es bueno para el largo plazo, desmontar argumentos bajistas y aprovechar para realizar compras a varios años vista. El inversor en fondos que no haya traspasado sus fondos a renta fija con la pérdida de mínimos del SP500 con el único fin de evitar comerse caídas adicionales más que por la rentabilidad actual de la renta fija va a sufrir durante el primer semestre de 2019 pero así son los mercados...

 En mi opinión considero bastante probable que 2019 sea un año durante el cual veamos un suelo importante en los mercados, que al igual que en el caso de los techos importantes tampoco se formará de forma inmediata, pero hasta que llegue vamos a ver caras de dolor en muchos inversores que se dedican a no hacer nada por evitarlo. Esperemos que ese dolor sea al menos provechoso para el inversor que sepa mejor tomar medidas.

Feliz 2019 e intentaremos aprovechar las rebajas y la que puede que sea una buena oportunidad a varios años vista. Seguiré actualizando mi visión del mercado.