"En otras criaturas vivientes, la ignorancia de sí es naturaleza; en el hombre, es vicio" Boecio (siglo V d.C.)

¿Te consideras un elegido?

Siempre hay gente que piensa que son los elegidos para saber cuándo estar invertido en bolsa y cuándo no, de manera que juegan a ser adivinos y compran y venden constantemente (algo estupendo para las comisiones de los brokers, por cierto). Pero la realidad es el peor enemigo del 'market timing'.

¿Sabes lo que pasa por hacer 'market timing'?

En un estudio analizando el S&P 500 desde enero de 1994 a diciembre de 2014 (7300 días) se ve claramente:

  1. Quien haya estado quietecito habiendo estado invertido el 100% de ese periodo, obtuvo un 9,85% de rentabilidad anualizada.
  2. El que por hacer 'market timing' se perdiera solamente 10 de los mejores días obtuvo un 6,10% de rentabilidad. ¡Un 38% menos que el que se estuvo quieto! ¡Sólo por perderse 10 días!

"Negarte a ser un inversor activo y renunciar a cualquier supuesta habilidad para predecir el futuro puede convertirse en tu arma más poderosa" Graham & Zweig, The Intelligent Investor.

Sin embargo, lo mejor es pensar como piensa el propietario de un negocio: ¿irías corriendo a vender tu casa porque el de la inmobiliaria de la esquina te ha dicho que vale un 15% menos que antes del verano?

¿De dónde procede la rentabilidad?

Podría parecer que estar fuera del mercado sólo 10 ó 20 días de un total 7300 días no iba a ser tan relevante...

¡Tened en cuenta que 6 de los mejores 10 días del período mencionado sucedieron dentro de las dos semanas posteriores a los 10 peores días!

¡Tened en cuenta además que el período 1994-2014 comprende el peor quindenio de la historia de la bolsa (1999-2014); y aún así haber comprado y haber permanecido quietecito hubiera arrojado un 9,85% anualizado!

Piensa en las catátrofes del los últimos 100 años, porque aún así la rentabilidad media se ha situado cercana al 10%, a pesar de: 1ª Guerra Mundial; el crack de 1929 y la Gran Depresión; 2ª Guerra Mundial; la crisis del petróleo de los setenta; guerras de Corea, Vietnam y la Guerra Fría; la caída del muro de Berlín y el colapso de la URSS; el estallido de la burbuja tecnológica en el 2000; la crisis del 2008 y el escándalo de las hipotecas subprime...