Los impuestos que pagas por tu casa y cuánto pueden subir con el nuevo gobierno

Los impuestos que pagas por tu casa y cuánto pueden subir con el nuevo gobierno

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

impuestos_tener_casa_finectSer propietario de una vivienda no sale gratis. Tener casa propia implica asumir ciertos gastos como la comunidad de vecinos, los seguros, las reparaciones… y los impuestos.  

Sólo por tener una casa en propiedad hay determinados impuestos que tendrás que pagar, a los que se suman los impuestos por comprar casa y los impuestos por vender la vivienda e incluso al donar una casa o heredarla.

 

Impuestos por tener casa

El mero hecho de tener casa hará que tengas que pagar por lo menos tres impuestos concretos: 

  • El IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles,que se paga de forma anual y depende de cada ayuntamiento. Para calcularlo se usa normalmente el valor catastral revisado de la vivienda.
  • Las tasas. No son universales, pero sí están muy extendidas. Son otro impuesto de carácter municipal y las más habituales son las tasas de basura y la tasa del agua. A diferencia de un impuesto al uso, el coste de la tasa no podrá superar nunca el del servicio que presta. En otras palabras, el ayuntamiento nunca puede ganar dinero con las tasas que cobra.
  • Impuesto sobre el Patrimonio.Este impuesto está prácticamente limitado a las grandes fortunas, ya que todas las personas con una base imponible inferior a 700.000 euros están exentas de hacerlo. Aquí puede ver si tú estás obligado a presentar el Impuesto sobre el Patrimonio.

A estos tres impuestos se suma uno adicional que sólo pagarán quienes tengan una casa sin habitar. Es decir, la casa de la playa, la del pueblo y cualquier segunda residencia. Estas vivienda generan lo que se conoce como una imputación de renta inmobiliaria en el IRPF.

Este es un dinero que Hacienda entiende que ganas sólo por tener una casa vacía y no alquilarla. Supone un 0,1% del valor catastral de la vivienda y es como un ingreso más en el IRPF.

Impuestos al vender o traspasar la casa

Vender tu casa no está libre de impuestos. De hecho, más que la venta de la vivienda hay que hablar de cualquier transmisión. Y es que si donas una casa también tendrás que pagar a Hacienda exactamente igual que si la vendieses.

En este caso, el que vende tendrá que pagar en el IRPF por la ganancia patrimonial que haya obtenido. En otras palabras, debe tributar por el beneficio de la venta, que se calcula por la diferencia entre el precio de compra y el de venta (o el precio que figure en la donación). Sobre esa cantidad pagarás entre un 19% y un 23% al hacer la renta salvo determinadas excepciones.

Al IRPF se suma el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana o IVTNU, más conocido como la plusvalía municipal. Este impuesto se paga a los ayuntamientos por el aumento del valor del suelo y las últimas sentencias del Tribunal Supremo lo han limitado a los casos en los que la venta de la vivienda genere beneficios. Si has perdido dinero vendiendo tu casa no lo pagarás y si lo has hecho, podrías reclamar. Aquí puedes ver cuánto podrías lograr.

Impuestos al comprar, heredar o recibir una casa como donación

Por último, si compras tu casa también tendrás que pagar impuestos, además de una serie de gastos si firmas una hipoteca.

¿Qué gastos tiene comprar una casa?:

En concreto, si la vivienda es nueva tendrás que pagar el IVA (10%), mientras que si es de segunda mano deberás hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o ITP, que depende de cada comunidad autónoma y ronda el 8% del valor de la transmisión, tomando el valor catastral de la vivienda como el mínimo aceptable por Hacienda.

En el caso de recibir una herencia en donación o como herencia, también habrá que pagar en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. La factura fiscal en este caso variará mucho en función de la comunidad autónoma donde esté la casa y del grado de parentesco con el anterior propietario (quien dona la casa o de la persona fallecida).

Además de estos impuestos, al comprar casa con hipoteca también hay que hacer frente al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que forma parte del ITP en realidad. Este impuesto también se paga en el caso de las subrogaciones hipotecarias o al hacer una novación de la hipoteca.

Así quieren subir los impuestos en cada área

Hacienda dispone de diferentes fórmulas para aumentar la carga fiscal sobre la vivienda sin tener si quiera que modificar lo que cobra en cada impuesto. Una de ellas es cambiando el valor fiscal de la casa, es decir, el precio que toma como referencia para calcular el tributo.

Esto es precisamente lo que puede pasar si finalmente ve la luz el anteproyecto de Ley contra el fraude fiscal. La normativa, anunciada en 2018 por el ejecutivo y que ahora está en fase de tramitación, cambia las normas del juego y supone un aumento de facto de los impuestos sobre vivienda que explican desde DMS Consulting.

En concreto, el texto modifica el valor que se tomará como referencia para calcular la base imponible del ITP, AJD y también en Sucesiones y Donaciones. Si hasta ahora era el valor real de la escritura pública, la ley lo cambia por el valor de mercado, que es el precio más probable al que podría venderse la casa.

Este cambio hace que Hacienda ya no tome en cuenta el precio al que se cierra la operación, sino el precio al que entiende que debería cerrarse. Para dar con ese valor, se tomará como referencia el precio de mercado del catastro, no el de la escritura. Si este valor es inferior al de la venta, se tomará el de la venta como el de referencia para calcular el impuesto.

Esta actualización de los valores de la vivienda se llevaría también al Impuesto sobre el Patrimonio, que se sumará a las otras tres formas de calcular el valor de la vivienda en este tributo: el valor catastral, el de la administración y el de la escritura pública de compra-venta. Con el cambio, la vivienda valdría a efectos del impuestos el mayor de los cuatro valores, que presumiblemente será el nuevo valor de mercado del catastro.

Por último, el texto también busca acabar con el pacto sucesorio, una figura fiscal que permite heredar en vida y que sólo se aplica en determinadas comunidades autónomas.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User