Ayer estuve hablando con un amigo que me contó una divertida anécdota. Una de sus hijas, al ver las 'tontunas' de sus hermanos mayores durante la edad del pavo, decidió escribirse a sí misma una nota que tituló 'Abrir sólo al llegar a la edad del pavo'. Ahí apuntaba las cosas que le pasarían y cómo no tenía que reaccionar a las mismas, en base a la experiencia de sus predecesores. 

Me hizo tanta gracia que he decidido copiarle la idea, en una nota para mi mismo, que me voy a guardar en mis favoritos en Unience para releer cada vez que haya un pánico o minipánico en mercado y evitar así mis propias tontunas en esos momentos.

La comparto con vosotros y la dejo abierta para que añadáis comentarios que deba releer en esas fases también. Ésta carta aplica sólo a mi forma de ver el mundo financiero y mis inversiones, no tiene por qué servir para otros inversores. En realidad, cada uno debería escribirse su propia carta a sí mismo para releer en momentos de pánico.

Vamos con la mía: 

"CARTA A MI MISMO PARA LEER SÓLO EN MOMENTOS DE PÁNICO EN MERCADO

Hombre, Vicente, vuelves a consultar este artículo, ¿eh? ¿Recuerdas que la última vez lo leíste no se cayó el mundo? Bueno, pues ésta tampoco. Ante todo, mucha calma. 

Sí, ya sé que esta vez parece distinto, que se aprecian razones de peso para considerar que estamos ante un cambio profundo, que esto puede suponer una muy mala noticia para el crecimiento de las economías, que las ventas empezarán a caer y muchas empresas no saldrán de ésta...

Ahora no lo recuerdas, pero la última vez que abriste este artículo pensabas lo mismo. ¿No te lo crees? Busca entre tu historial de artículos de entonces y verás que sí, que estabas preocupado. Igual que ahora.

Sí, ya sé también que hay gente de mucho nivel que está muy tensa con esta caída, y algunos de los principales gestores del mundo están anunciando el armaggedon. Probablemente, alguno muy popular estará en CNBC diciendo que vamos a ver una caída adicional del 30% en el mercado... 

Esto también es igual que otras ocasiones, aunque no me creas. Date una búsqueda por Google poniendo esos mismos nombres o parecidos... Y ya verás. 

Recuerda que cada uno tiene su propia estrategia y su propio umbral de sueño, que probablemente ellos tendrán una forma de invertir distinta a la tuya. O que, incluso, quizá alguno de ellos esté comprando mientras lanza sus declaraciones. 

Tu vuelve a pensar en tu plan, en las razones por las que tienes esta cartera. Recuerda  que cuando lo pusiste en marcha ya contemplabas estos escenarios de caídas y que, a pesar de ello, la rentabilidad histórica era muy aceptable en acciones o fondos que los habían atravesado. 

No proyectes el pesimismo actual y las caídas de los mercados hasta el infinito. Los humanos tendemos a pensar que el futuro será igual que el pasado reciente. No cometas este error esta vez.

Amplía el horizonte temporal. Mira lo que pasó después. Recuerda que hubiera sucedido la última vez si te hubieses dejado llevar por el pánico: habrías vendido abajo y te habría dado miedo subirte de nuevo al tren, después de las pérdidas experimentadas. 

Recuerda que, a lo largo de la humanidad, ha parecido muchas veces que el mundo se iba a acabar y no ha sido así. Esta vez tampoco. Y, si fuera ésta la definitiva, tus inversiones serían lo último que te preocuparía. 

Recuerda, como dice Jprats, que muchas de las principales empresas del mundo (excepto las nuevas tecnológicas) han sobrevivido a escenarios de crisis mucho mayores que la actual: entre ellas, las dos grandes guerras mundiales y el nuevo escenario que supusieron los ataques del 11M 11S en Nueva York.

Recuerda también que una de tus citas favoritas es la de Buffett: "Sé avaricioso cuando otros sean miedosos y miedoso cuando otros sean avariciosos". Él apenas ha cambiado las principales posiciones de su cartera en los últimos 20 años, a pesar de que las empresas en las que invierte han vivido fuertes descensos a lo largo de este tiempo en momentos de pánico puntuales. De hecho, en muchas ocasiones ha aprovechado estos pánicos para comprar más".

Espera a que pasen los nervios para tomar decisiones. Pasarán. Sí, esta vez también. Y tras él vendrá un rebote muy considerable. Quizá sea un par de meses o un par de años. Quizá más... Recuerda que contabas con ello y que  a 20 años no ha habido ningún periodo de la historia (excepto en Japón) donde las bolsas hayan caído

No se trata de ser pasivo, de abandonar las inversiones a su suerte... Se trata de evitar tomar decisiones en el peor momento, cuando más nervios hay en mercado. Quizá te equivocaste al ser demasiado complaciente cuando todo iba bien, cierto. Pero no cometas otro error ahora. Sería como ese jugador de baloncesto que, tras fallar un lanzamiento, comete la llamada 'falta de la impotencia' segundos después. 

Vamos acabando, que tampoco es para tanto.  Recuerda:

- No seas miedoso como todos los demás lo están siendo ahora. Si acaso, planteate ser avaricioso... 

- Recuerda que contabas con esto cuando empezaste con tu plan de inversiones. Recuerda que la volatilidad existe y que precisamente es lo que permite a los gestores que tienes en cartera superar a los índices. 

- Y no te asustes por los titulares de los medios de comunicación... Cuanto más catastróficos sean, peor momento para vender.

Hasta la próxima, Vicente :)"