Guía de comisiones bancarias: ¿cuáles hay para cada servicio del banco?

Guía de comisiones bancarias: ¿cuáles hay para cada servicio del banco?

comisiones bancarias

Comisión es la palabra que todo cliente de bancos quiere evitar. Sin embargo, las comisiones de los bancos forman parte de la naturaleza de estas entidades. Aparecen en una cuenta corriente, en un producto de inversión y también en tarjetas de crédito e hipotecas. Hoy en día existen cuentas sin comisiones, tarjetas sin comisiones… pero el banco tiene otras vías para fijar cobros a los usuarios a cambio de sus productos o servicios. 

Algunas comisiones pasan desapercibidas para muchas personas. Los últimos días ha saltado a las noticias la comisión por sacar dinero en ventanilla, cada vez más extendida en el sector financiero. El Banco de España ha alertado de esta práctica en su Portal del Cliente Bancario.

¿Conoces las comisiones que te cobra el banco por los servicios que te ofrece? Ahí va una guía de comisiones de bancos

Tipos de comisiones bancarias

Comisión por mantenimiento 

Una de las comisiones bancarias a pagar más comunes en la banca. La digitalización bancaria (tarjetas online, cuentas sin comisiones…) hizo que en los últimos años este coste fuese a la baja. Sin embargo, el II Barómetro de comisiones bancarias de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN) advierte una subida reciente, liderada por Banco Santander (94 euros), Ibercaja (48 euros) y Kutxabank (40 euros), con datos de junio de 2021 (frente a marzo de 2020). 

Se aplica a cuentas donde no hay un flujo continuo de ingresos o estos son muy bajos. Normalmente supera los 20 euros, pero depende de la política de cada banco. La clave para sortear este pago consiste en contratar otro producto de la entidad: tarjetas de crédito, domiciliación de nómina o recibos. 

Por ejemplo, la cuenta del programa Día a Día de CaixaBank solicita al usuario que cumpla uno de los siguientes requisitos para evitar comisiones de mantenimiento: 

  • Domiciliar una nómina de más de 600 euros o pensión de más de 300 euros.
     
  • Mantener productos de inversión valorados en al menos 20.000 euros (fondos, planes, carteras gestionadas, seguros de ahorro).
     
  • Tener domiciliados tres recibos o realizar tres compras trimestrales con tarjeta.

Las cuentas de menores de 25 años y todos los formatos de “cuenta joven” de los bancos suelen quedar exentas de comisiones de mantenimiento.  

Entidad

Periodicidad de cobro

                 Importe

Banco Santander 

 Mensual

 20 € (clientes no vinculados,   240 € anuales). Vinculación   media: 10 €* 

BBVA

 Trimestral

 40 € (160 € anuales, no vinculados). Vinculación media: 15 €/trimestre***

CaixaBank

 Trimestral

 60 € (240 € anuales, no vinculados). Vinculación media: 15 € (60 anuales)**

Bankinter

 Semestral 

 22,50 € (45 € anuales. no vinculados)

ING

 Trimestral

 30 € (120 € anuales, no vinculados)

Banco Sabadell

 Trimestral 

 30 € (120 € anuales, no vinculados) ****

Abanca

 Semestral

 60 € (120 € anuales, no vinculados) 

Kutxabank

 Trimestral

 30 € (120 € anuales, no vinculados)

Actualizado a 14 de octubre de 2021. Datos: entidades. 

* Datos de la cuenta Santander One. Santander reduce la comisión mensual a la mitad cuando el cliente domicilia la nómina con ellos. 
** Cuenta Día a Día de CaixaBank. Cumpliendo el requisito de ingresos, baja a 15 € trimestrales. 
*** BBVA marca estos requisitos para evitar la comisión: domiciliar una nómina superior a 800 euros, 5 recibos o 7 compras. Exige tener contratado un producto (financiación, ahorro o un seguro)
**** Datos de la cuenta Expansión, la más común entre clientes de Banco Sabadell.

Comisiones de tarjetas

Es uno de los pilares para bancos y clientes. Por ello, el uso de tarjeta está ‘gravado’ con algunas comisiones. 

  • Cuota de emisión o renovación: dinero que hay que pagar por sacar una tarjeta o al tener que renovar el plástico.
     
  • Sacar dinero: un usuario con tarjeta de crédito soporta una comisión por retirar dinero en efectivo. Ronda el 3-4% del saldo, según el tipo de tarjeta y la red de cajeros (más abajo hablaremos sobre las comisiones en cajeros).
     
  • Cuotas no pagadas: es una comisión en concepto de penalización para los clientes que dejan de pagar cuotas de sus tarjetas de crédito: el banco cargará un importe sobre la siguiente cuota o sobre el total de la cantidad. 
     
  • Duplicado de tarjeta: una pérdida o robo de tarjeta tiene costes para el usuario. 
     
  • Cambio de divisas (más abajo ahondaremos en este tipo de cobro)  

ASUFIN calculaba en su II barómetro de comisiones de bancos, publicado en junio de 2021, un coste medio de 140 euros por mantener una cuenta y tener una tarjeta de débito en una entidad financiera presente en España (el cálculo es la media de los gastos que repercuten 12 bancos diferentes a sus clientes sin vinculación). Desde entonces, algunas entidades han cambiado estas comisiones, pero la siguiente tabla refleja con bastante exactitud la suma de estos dos costes para algunos usuarios bancarios.

comision de mantenimiento y tarjeta debito bancos

Fuente: II Barómetro de comisiones bancarias de ASUFIN (junio 2021)

Comisión por ingreso

El ingreso de cheques es una forma de pago habitual, sobre todo en las empresas. Sin embargo, están sujetos a comisiones. El Banco de España señala que un cheque emitido por un banco diferente al de la cuenta donde se va a ingresar el dinero puede estar cargado con un coste. 

Al contrario, cuando el ingreso parte de una cuenta y llega a otra de la misma entidad, no deberían de cobrar comisiones en concepto de ingresos. 

Comisiones por transferencias

La llegada de apps como Bizum han dejado en la sombra las transferencias a la vieja usanza. Pero siguen existiendo, por ejemplo en pagos altos como el alquiler mensual a tu casero.

La forma de sortear esta comisión, igual que pasa con la de mantenimiento, consiste en tener un producto vinculado a nuestra cuenta o la nómina domiciliada. Así, las transferencias que hagamos serán gratuitas. 

Las condiciones cambian al hablar de transferencias internacionales. Aquí sí o sí soportaremos un sobrecoste. La única (y remota) excepción es que la entidad o tipo de cuenta especifique en sus condiciones que no aplica una comisión por transferencias al extranjero.  

Comisiones por descubierto

Tener un descubierto en la cuenta es lo mismo que entrar en números rojos. Cuando la cuenta se queda en negativo, el banco nos pasa una comisión. Ahora bien, las comisiones por descubierto tienen dos partes:

  • Parte fija: es la cantidad que cobra el banco por notificar que la cuenta está al descubierto.
     
  • Parte variable: porcentaje aplicado sobre la cantidad que haya quedado en negativo (depende también del tiempo que tarde la cuenta en volver a tener saldo positivo). 

Aunque lo habitual, por el propio interés del banco, es cobrar esta comisión para que sus clientes dejen de deber dinero, hay una minoría que tienen manga ancha: existen entidades que permiten tener una cuenta al descubierto durante un par de días sin que soporte la comisión.  

coste por descubierto cuenta bancaria

Fuente: II Barómetro de comisiones bancarias de ASUFIN (junio 2021)

Comisiones por sacar o ingresar dinero

El avance de la banca online ha llevado a que las oficinas y servicios en persona se reduzcan poco a poco. En ese sentido, las entidades piden a sus clientes que saquen el dinero del cajero y eviten la ventanilla. Así, quienes opten por lo segundo, asumen un coste de alrededor de 2-3 euros

Otro aspecto a tener en cuenta es a qué red de cajeros pertenecen los de nuestra entidad. Ojo, si estás en un lugar en el que no hay cajeros de tu entidad pero necesitas sacar dinero en efectivo (o ingresarlo), consulta primero en internet. Busca la red de cajeros a la que pertenece tu banco. ¿El cajero es de la misma red que tu banco? Entonces ya puedes meter la tarjeta y operar con normalidad. De lo contrario, deberás pagar una comisión que a veces puede ser elevada. 

Las tres redes de cajeros más extendidas en España son:

  • Servired: la más extensa de España (+30.000 cajeros). Da cobertura a tarjetas y clientes de muchas de las antiguas cajas rurales y a bancos como Deutsche Bank, Banco Sabadell, Bankinter, Novo Banco, Bankoa, BBVA, Caixabank, Singular Bank, Abanca, Wizink o Banco Mediolanum
     
  • Red EURO 6000. Abarca alrededor de 8.500 cajeros en España. Acepta tarjetas de: Kutxabank, Abanca, Caixabank, Unicaja (ahora unida a Liberbank), Ibercaja, Bankinter… entre otros. 
     
  • 4B, integrado por algo más de 12.000 cajeros. Da servicio a clientes de 18 entidades, como Banco Santander, ING u Openbank. 

Comisiones por cambio de divisas 

Como norma general, los bancos cobran una comisión por intercambiar divisas. Por un lado, está la tarifa que cobra la entidad, después el coste del tipo de cambio al que se convierte ese dinero y tercero, el importe de la red SWIFT (la red global por la que el dinero viaja de un lugar a otro.

Algunos bancos optan por cobrar un importe fijo, mientras que otros aplicarán un porcentaje extra sobre la cantidad cambiada. Algunos bancos ya ofrecen tarjetas para sacar dinero en el extranjero gratis: N26, VISA Imagin, Tarjeta Inteligente EVO, Bnext

Comisiones hipotecarias 

Pedir un préstamo hipotecariotambién está sujeto a comisiones, principalmente a dos: comisión por apertura (cuando el cliente abre la hipoteca) y comisión por amortización anticipada (es decir, aquella que se le aplica al cliente que quiere saldar la hipoteca antes de la fecha acordada con el banco). 

Algunas entidades destacan por querer diferenciarse de la competencia a través de las condiciones de sus hipotecas. Es el caso de ING

Comisiones en fondos de inversión y planes de pensiones

Los fondos son uno de los productos financieros que más rentabilidad aporta a los bancos. Si tienes contratado algún fondo de inversión, te estarán cobrando alguna(s) de estas comisiones:

  • De gestión: la gestora carga una comisión regulada por ley. Cuanto mayor sea el patrimonio que tengas invertido en el fondo, mayor será el dinero total a pagar. Esta comisión también la pagarás si contratas a un asesor financiero
     
  • De suscripción y reembolso: la cobra la gestora del fondo o plan de pensiones, o el bróker en el caso de las acciones. En algunos sitios verás que la llaman comisión por contratación.
     
  • De retrocesión: aquella que se lleva un asesor/entidad financiera cuando un cliente invierte en los fondos que comercializa.
     
  • De custodia: a veces oirás (o leerás) sobre ella bajo el nombre “comisión de mantenimiento”. No es otra cosa que pagar a la entidad donde están depositados los activos en los que inviertes. La gestora del fondo o plan de pensiones abona el dinero y después lo repercute a los suscriptores del vehículo. 
     
  • De éxito: la abonan los inversores en caso de ganar dinero con las inversiones realizadas. Suele reflejarse como un porcentaje del beneficio. En el caso de los fondos, está limitada por ley (y no siempre se cobra). 
     
  • Por traspaso: todo traspaso implica reembolso y suscripción. Los planes de pensiones, al contrario, evitan este peaje de comisiones. 

                                     

No todo son malas noticias. Todas las gestoras están obligadas a ofrecer una clase limpia para cada uno de sus fondos. La clase limpia de un fondo permite esquivar la comisión de retrocesión, es decir, la gestora no paga comisiones a aquellos que distribuyen sus fondos. Un fondo tradicional de renta variable tiene unas comisiones del 1-5%-1,75% (un 0,5% se paga como retrocesión y un 0,25% a plataformas). Las clases limpias permiten al inversor pagar una comisión de gestión menor, de en torno al 0,75%. 

¿Tienes un fondo contratado o alguno en mente que quieras contratar? ¿Cuántas comisiones soporta? Compruébalo con la siguiente píldora: 

Coste de un fondo

Comisiones que el banco no puede cobrar

El Banco de España recibió 2.134 quejas relacionadas con el cobro de comisiones durante el año 2020. Un aumento del 91% frente al año anterior. Aunque los bancos tienen vía libre para decidir el importe que van a cobrar por sus servicios, algunas excepciones reman a favor del cliente. Estas son 5 comisiones que los bancos no pueden cobrar a los clientes

Transferencias internacionales (zona SEPA)

La normativa pone coto a las comisiones de transferencias internacionales. Enviar dinero a un país de la eurozona no puede estar “gravado” con una comisión mayor que cuando se envía el dinero dentro de un mismo país. Es decir, los gastos son iguales en transferencias nacionales y en transferencias a cuentas de destino de un país de la zona SEPA, el área única de pagos de Europa.

El reglamento europeo, de esta forma, reconoce desde el 2009 el principio de igualdad en las transferencias de hasta 50.000 euros. Algunos bancos incluyen entre sus servicios la opción de ordenar transferencias SEPA gratis a través de sus canales digitales, en algunos casos sin que el cliente esté vinculado.

Cuenta de la hipoteca

De las más de 2.000 quejas que recibió el Banco de España, 891 fueron reclamaciones por el cobro de comisiones de mantenimiento en la cuenta vinculada a la hipoteca. El banco sí puede cobrar por el mantenimiento de la cuenta asociada, pero hay un tope al sobrecoste.

Las hipotecas contratadas antes del 29 de abril de 2012 quedan liberadas de este coste, siempre que se cumpla una condición: la cuenta se debe utilizar para pagar las mensualidades de esa hipoteca. Tanto para las anteriores como las posteriores a esa fecha, el banco no podrá modificar el coste de la cuenta mientras esté vigente la hipoteca.

Finect dispone de algunos escaparates de productos financieros, entre ellos algunos con productos ofertados por bancos, como los depósitos. Puedes consultar datos como la rentabilidad o las comisiones a las que están sujetos. 

Números rojos

Los números rojos es lo mismo que decir que la cuenta del banco entra en descubierto. Llamarlo de una u otra forma no evitará que el banco cobre una pequeña cantidad (alrededor de 35 euros, como puedes ver en la tercera tabla) por los trámites para resolver el agujero en la hucha del cliente.

“Si se produce un descubierto en tu cuenta, la entidad reclamará su pago, realizará las gestiones necesarias para recuperar la deuda impagada y te repercutirá los gastos que generen dichas gestiones”, aclara el Banco de España. Sin embargo, ese coste solo se puede cobrar una vez por una misma deuda, incluso cuando el impago se prolonga en el tiempo.

Descubiertos por desajustes

Recibir una transferencia o ingresar un cheque no significa que el dinero esté disponible al instante en la cuenta. Fecha contable (el día de la operación) y fecha valor (posterior a la contable) suelen ser distintas en un ingreso a cuenta.

La fecha valor la utilizan las entidades para calcular los intereses. A mayor distancia entre ambas, mayores costes asumirá el cliente. Pero estos casos son considerados un desajuste técnico y no se puede aplicar la comisión por desajuste. Sobre todo desde el Real Decreto ley 19/2018, que redujo los plazos: los consumidores que ingresan efectivo en una cuenta pueden ahora disponer de él casi al instante, quedando reflejada la fecha valor el mismo día de la operación.

Cuentas inactivas

Conviene no desatenderse de una cuenta “vacía” y dejarla caer en el olvido. Una cuenta inactiva no es una cuenta cancelada. El supervisor español indica que “dejar el saldo a cero” es insuficiente para cancelar: “Es necesario dar instrucciones expresas, por escrito, a tu banco, solicitando la cancelación”.

Con todo, el Banco de España resalta que acorde a las buenas prácticas bancarias, el banco no puede cargar “comisiones e intereses por el descubierto cuya única causa sea el cargo de comisiones en la cuenta”. Así, existe un consenso por el que una cuenta que lleva bastante tiempo a cero se considera inactiva y no generadora de costes de mantenimiento. Por ello, no se suele gravar, aunque permanezca en el listado de cuentas del usuario.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User