¡Horror! Mis fondos se desploman. ¿Qué debo hacer?

¡Horror! Mis fondos se desploman. ¿Qué debo hacer?

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

En estos días, estamos viendo cómo nuestras acciones y fondos de inversión registran fuertes bajadas. Hay un pánico generalizado. La gente vende, y el que no, se lo piensa. Pero, ¿es el momento?

Antes de nada, debemos tener un poco de perspectiva. Sabemos que los mercados financieros suben y bajan. Siempre ha sido así, y seguramente siempre lo será.

Los mercados mundiales han encadenado unos cuantos años de subidas permantentes. Muchos analistas serios, y otros menos serios, llevan diciendo que se avecina una crisis desde el verano pasado. Otros, desde el otoño. Otros, desde Navidad. Algunos, desde 2008. Alguna vez tendrán que acertar, ¿no?

Es verdad que era imposible predecir que habría una epidemia, y el efecto en la economía real que iba a tener. Pero no es menos cierto que ha habido otras epidemias a lo largo de la historia, y no han provocado recesiones. Por tanto, decir alegremente que la caída de las acciones se debe al coronavirus, es cuanto menos aventurado.

Hay que tener cuidado con las explicaciones demasiado sencillas. Eso de que todo va bien, y de repente hay un evento desafortunado que sale de la nada y da al traste con nuestras inversiones, es fácil de entender. Pero eso no lo hace verdad.

La realidad es que los mercados son cíclicos. Suben, normalmente poco a poco, y luego bajan de golpe, para volver a recuperarse poco después. Poco importa si lo que hace que se desplomen puntualmente es un virus, un acontecimiento político, un conflicto armado, o cualquier otra cosa. Estos acontecimientos pueden hacer de detonantes, sí, pero no son la causa principal.

Es como un alud. Que alguien de una voz en la montaña normalmente no desencadena un alud. Tiene que haber nieve suficiente, y que esté inestable. Si no, no hay alud. Si hay mucha nieve y la nieve está suelta, cualquier cosa puede desencadenar el alud, no solo un grito: un golpe de viento, alguien que camina por encima... No son los gritos la causa de los aludes, sino la acumulación excesiva de nieve. El grito es sólo el desencadenante.

Volviendo a lo que nos ocupa. El caso es que se ha ido acumulando nieve (beneficios). Todos sonreíamos felices, y ahora de repente, ha habido un alud que se ha llevado nuestras ganancias. De haber tenido una bola de cristal, habríamos vendido hace una semana. Pero no la tenemos. ¿Y ahora qué? ¿Qué hacemos?

Bien, lo primero es mantener la calma. Si vendemos ahora, aseguramos nuestras pérdidas. Y sabemos que los mercados siempre se recuperan.

Imagina que tienes una casa. Si hubiera una crisis en el mercado de la vivienda y la casa valiera un 30% menos, ¿la venderías? No, ¿verdad? Entonces, ¿por qué tienes tanta prisa en vender tus fondos o tus acciones?

Recuerda la situación cuando invertiste. Seguramente tenías unos ahorros y compraste un fondo de renta variable, o acciones, sabiendo que los fondos suben y bajan. Sabes que durante estos años, los fondos han subido más de lo normal. Entonces, que ahora bajen, debería ser algo esperado, ¿no?

Por tanto, piénsalo fríamente. Ahora los fondos están bajos. Mejor mantener la posición, o si es posible, comprar más. Piensa que lo que comprabas hace una semana a 100, ahora vale 90 o menos. Aprovecha la ganga si puedes, y si no, al menos no seas tú el que vende por 90 lo que vale 100.

Y no solo eso. Recuerda el impacto de las comisiones. Si la comisión es del 1%, compraste por 101, no 100. Y ahora vas a vender por 89. Así que cuiado con comprar y vender demasiado, ya que las operaciones se pueden comer tus ganancias incluso acertando. Imagínate si te equivocas.

Resumiendo, recuerda que esto es renta variable. Estamos en un momento bajo, así que toca mantener la calma. Si eres un pequeño inversor y te ha pillado la tormenta, lo mejor es esperar, y si puedes, invertir más ahora que está barato. Pero nunca vender en medio del pánico.

Si quieres aprender a invertir a largo plazo y minimizar el impacto de estos acontecimientos en tu patrimonio, te recomiendo que leas el libro "Vive de tus ahorros". Después de leerlo, ya no lo verás todo tan negro, ¡seguro!

 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User