Fumata blanca. El Gobierno ha llegado este lunes a un acuerdo con los sindicatos y las asociaciones empresariales para la primera parte de la reforma de las pensiones. Este paquete de medidas pretende alargar la vida laboral de los trabajadores y garantizar el poder adquisitivo de los jubilados.  

Tras varios meses de negociaciones, el Ejecutivo ya tiene la esperada luz verde para este primer paquete de medidas que afectarán al sistema público de pensiones. Esta reforma era uno de los compromisos acordados con Bruselas para acceder a los fondos europeos de recuperación. Si no hay ningún contratiempo, el texto se aprobará en la reunión del Consejo de Ministros del martes 6 de julio con el objetivo de que entre en vigor el próximo 1 de enero de 2022.

La reforma afectará a todos los ciudadanos, estén o no jubilados. Este primer paquete contempla algunas cuestiones como la derogación del factor de sostenibilidad, la revalorización de las pensiones de acuerdo con la evolución de los precios y la introducción de una serie de incentivos y penalizaciones para acercar la edad real de jubilación (actualmente 64,6 años) a la edad legal (67 años en 2027). 

Si eres pensionista: las pensiones subirán con el IPC

En primer lugar, los más interesados en esta reforma son los actuales pensionistas. El anteproyecto de ley garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones contributivas, al vincular su revalorización anual a la evolución de los precios.

Las pensiones subirán anualmente a medida que se incrementen los precios, de acuerdo con el índice de precios de consumo (IPC). Si los precios han subido en noviembre respecto al mismo mes del año anterior, las prestaciones se revalorizarán en la misma proporción. 

Esto supone dar carpetazo al índice de revalorización de las pensiones (IRP), incluido en la reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy de 2013 que limitaba su subida anual al 0,25% si la Seguridad Social se encontraba en una situación de déficit.

Pero, ¿qué ocurre entonces con las pensiones si bajan los precios? Si se produjera una bajada de precios de acuerdo con el IPC, las pensiones se congelarán durante el año siguiente.

Si eres trabajador: se deroga el factor de sostenibilidad

El acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales contempla la derogación del factor de sostenibilidad. Este mecanismo vinculaba la prestación por jubilación con la esperanza de vida, lo que suponía un importante recorte en las pensiones de los nuevos jubilados. 

Este mecanismo de ajuste fue aprobado por el Gobierno del PP en 2013 con el objetivo de garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Este sistema tenía que entrar en vigor en 2019, aunque se retrasó a 2023. Ahora ya no se aplicará.

En su lugar, el Gobierno pretende implantar un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional, que se empezará a aplicar en 2027. Esta nueva fórmula correctora todavía no se sabe cómo funcionará, ya que no se ha incluido en este primer paquete de reformas. El Ejecutivo se ha dado un plazo de cinco meses para negociar este nuevo sistema con los agentes sociales. 

Si te interesa conocer más sobre esta reforma, el economista y experto en pensiones José Antonio Herce lo explica en nuestro podcast Finect Live.

Si quieres seguir trabajando: cheques de hasta 12.000 euros

El texto también contempla una serie de medidas para que los trabajadores alarguen su vida laboral. Para ello, ha diseñado unas bonificaciones destinadas a los trabajadores por cada año que prolonguen su trayectoria una vez superada la edad legal de jubilación. 

En primer lugar, se duplican las bonificaciones para los trabajadores que alarguen su vida laboral: se pasa del 2% actual adicional por cada año de prolongación sobre el importe final de la pensión a un 4%. 

Además, se establece una alternativa mediante un sistema de cheques, que permite concentrar en un único pago esa compensación. Los ciudadanos cobrarán unos cheques, cuya cuantía está vinculada a los años de cotización. 

El importe de estos cheques varía desde los 4.786 euros —que cobrarían aquellos que tienen derecho a una pensión mínima— hasta los 12.060 euros —aquellos que tienen derecho a la pensión máxima y han cotizado durante más de 44 años y medio—.

Si te quieres jubilar antes de tiempo: más dificultades

Si pretendías jubilarte antes de tiempo, a partir de ahora va a ser más complicado. Una de las novedades es que los coeficientes reductores —las penalizaciones— se aplicarán por mes adelantado, en lugar del sistema actual que calculaba por trimestre.

La penalización en caso de jubilación anticipada ordinaria se disparará especialmente para los trabajadores que cobran salarios más altos, ya que pasará del 4% actual al 21% si se retiran dos años antes de lo que deberían y han cotizado menos de 38 años y medio. 

Este recorte no se aplicará de la misma forma a todos los trabajadores, ya que dependerá de factores como el salario, el tiempo de cotización y, sobre todo, los meses de adelanto de la jubilación. La penalización más leve será del 2,81% para aquellos trabajadores que se jubilen un mes antes de la edad legal y han cotizado más de 44 años y medio.

Este sistema no afectará a los expedientes de regulación de empleo (ERE) que se aprueben durante 2021, aunque el despido se realice después de esa fecha. Esto es importante para los trabajadores de entidades financieras como BBVA y CaixaBank, que negocian importantes reducciones de los puestos de trabajo.  

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?

Si eres un ciudadano: los gastos impropios se pagarán con impuestos

Otro de los capítulos de esta reforma afecta a todos los ciudadanos. A pesar de que ha pasado muy desapercibida, la principal medida de este paquete de reformas es el traspaso del déficit de la Seguridad Social a las cuentas del Estado. 

El Gobierno señala que el objetivo es quitar una carga a la Seguridad Social de gastos que no le corresponden —llamados gastos impropios—, que suponen una lacra para la situación financiera del sistema público de pensiones. 

¿Cuáles son los gastos impropios? Aquí se han incluido las ayudas a las jubilaciones anticipadas, la reducción de las cotizaciones para favorecer la creación de empleo o el complemento de maternidad, entre otras.

El acuerdo contempla transferir 22.567 millones de euros anuales de gasto de la Seguridad Social a Hacienda. Es decir, estos gastos serán pagados con impuestos en lugar de a través de las cotizaciones de los trabajadores y las empresas. Los Presupuestos Generales del Estado ya contemplaban una inyección de 13.929 millones durante este año. Esta cantidad se irá incrementado progresivamente hasta alcanzar esa cifra inicial.

Si eres autónomo: quédate pendiente de la siguiente reforma

El Gobierno no ha incluido en esta primera parte de la reforma de las pensiones una de las medidas más debatidas en los últimos años: el nuevo sistema de cotización de los trabajadores autónomos en función de sus ingresos reales. Este era otro de los compromisos adquiridos con Bruselas para acceder a los fondos europeos.

El Ministerio de Inclusión está negociando todavía esta medida con las asociaciones de autónomos, que han rechazado la propuesta inicial. Ante la falta de consenso, se ha decidido posponer esta negociación a otoño. Por tanto, los trabajadores autónomos tendrán que quedarse pendientes durante los próximos meses.


- Conocer más sobre invertir para la jubilación