El bitcoin ha vuelto a caer y esta vez Elon Musk no ha sido el culpable. La criptomoneda más famosa de los mercados financieros ha llegado a descender este martes en torno a un 10% después de que las autoridades chinas reiterasen su prohibición sobre la utilización de criptodivisas

Esta caída en la cotización ha provocado que el bitcoin se situara momentáneamente por debajo de los 30.000 dólares. La divisa digital no se quedaba por debajo de este precio desde el pasado mes de enero. 

Finalmente, la moneda virtual ha remontado para terminar la sesión con una caída del 4,5%. Gracias a este cambio de tendencia, ha logrado salvar la barrera psicológica de los 30.000 dólares. Un muestra más de la gran volatilidad del activo. 

Los inversores han reaccionado así al nuevo portazo de las autoridades chinas. El Banco Popular de China se reunió con Alipay y varias entidades financieras del país —Industrial & Commercial Bank of China (ICBC), Agricultural Bank of China, China Construction Bank, Postal Savings Bank, Industrial Bank— para reiterarles la prohibición de utilizar servicios de criptomonedas.

Esta decisión del regulador chino se ha sumado a la sensación de incertidumbre existente en los últimos meses sobre el futuro de las criptomonedas. Todo comenzó en mayo cuando el consejero delegado de Tesla, Elon Musk, anunció que no aceptaría más esta moneda como forma de pago debido a su alto impacto ambiental. 

Ante este escenario, muchos inversores han decidido abandonar esta moneda digital en los últimos meses. Debido a esta retirada, el bitcoin ha caído un 50% desde los máximos históricos alcanzados el pasado 15 de abril.

El bitcoin es una criptomoneda, es decir, una divisa digital que sus defensores quieren implantar como medio de pago. A diferencia de otras monedas como el euro o el dólar, no existe físicamente al no haber ni billetes, ni monedas. Finect ha creado una sección en la que se puede ver información de diferentes plataformas donde comparar y adquirir bitcoins y criptomonedas.

Otra importante diferencia respecto a las monedas tradicionales es que ningún país controla al bitcoin, ni tampoco cuentan con un banco central detrás para regularlo. Se trata de dinero virtual cuyo precio varía constantemente, en función del mercado.

“Las criptodivisas presentan un riesgo regulatorio importante. De momento hay plena libertad, pero ya estamos viendo que los Estados están poniendo coto. Actualmente hay proyectos de los países para lanzar la suya y cuando esto ocurra, va a existir una regulación. Esto va a chocar con la idea de que no hay regulación”, ha señalado Francisco Martínez Márquez, analista financiero de AndBank, presente en la red de asesores de Finect.

Uno de los grandes problemas que ha tenido el bitcoin desde su nacimiento es que el precio de las criptomonedas ha sido mucho más volátil que otros activos financieros al no contar con ningún organismo que los controle, ni que actúe en su defensa. No hay ningún Mario Draghi que pronuncie esas mágicas palabras: “El BCE hará todo lo que sea necesario para proteger al euro. Y, créanme, eso será suficiente".

Así ha evolucionado la cotización del bitcoin en relación con el dólar:

Ante esta volatilidad, muchos inversores se preguntan si es seguro invertir en bitcoin. “Yo no puedo recomendar invertir en bitcoin porque no puedo recomendar algo sobre lo que no tengo completo conocimiento”, asegura Martínez Márquez.

Una de las grandes críticas es que las criptomonedas fueron utilizadas en sus inicios por organizaciones criminales para hacer transacciones ilegales para que no fueran detectadas por las autoridades. “El mundo financiero se está moviendo hacia una mayor transparencia y en lucha contra el fraude fiscal. El bitcoin es lo contrario a la transparencia”, señala.

Los expertos señalan desde hace tiempo que el principal riesgo del bitcoin es que se esté creando una nueva burbuja financiera, que cuando estalle afecte a aquellos pequeños inversores que depositaron su dinero en esta criptomoneda porque estaba de moda. 

 

Cómo invertir en tecnología bitcoin con menos riesgo

Una forma de invertir sin correr tanto riesgo es seleccionar un fondo con posición en compañías de activos digitales y en la tecnología blockchain, que da soporte a las criptodivisas. Este es el caso de BNY Mellon Blockchain Innovation Fund, que ha logrado una rentabilidad del 50,10% en el último año.

“Una cosa es invertir en criptodivisas y otra en blockchain. Este es fondo que invierte en blockchain. Todavía tiene poca trayectoria, pero de momento se ha quedado por debajo del índice MSCI World Information Technology, que podría ser su índice de referencia”, asegura Martínez Márquez.

Así ha evolucionado la rentabilidad de este fondo en el último año:

Si te interesa conocer más sobre este fondo, Ralph Elder, director general de BNY Mellon IM para España y Latam, cuenta todos los detalles en este Finect Live, además de hablar sobre sus perspectivas para el blockchain, las criptodivisas y el bitcoin para 2021, y sobre su visión del mercado y su opinión sobre si llegará o no ya la inflación.