big_data

Al futuro no se le puede esperar con los brazos cruzados. Hay que salir a buscar las oportunidades existentes para llegar lo más preparado posible. Esto también ocurre en los mercados financieros. Así lo creen muchos expertos que defienden una apuesta a largo plazo por empresas que pertenezcan a las tendencias que se van a implantar en los próximos años

Este era uno de los temas centrales de la mesa redonda Análisis macro. Posicionamiento estratégico. Tendencias y temáticas ganadoras, organizada por la Asociación Española de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi) con motivo de su congreso anual. 

El encuentro contó con la participación de los responsables de ventas de tres importantes gestoras de inversión. En concreto, intervinieron Fernando Fernández Bravo, responsable de ventas institucionales de Invesco, Beatriz Rodríguez San Pedro, gestora de ventas de Fidelity, y Reyes Brañas, sales manager en Edmond de Rothschild AM.

Algunas de las tendencias mencionadas durante el debate fueron el big data, el comercio electrónico y la conectividad. Se espera que las compañías cuyas actividades pertenecen a estos sectores continúen al alza ante la mayor demanda por parte de los ciudadanos.

Big data

Una de las temáticas de inversión más conocida es el big data, que no ha dejado de crecer en los últimos años. Los datos se han convertido en un recurso imprescindible para muchas empresas, que se apoyan en ellos para la innovación y la creación de nuevos productos.
La gestión de los datos se ha acelerado todavía más a consecuencia de la crisis sanitaria. Las compañías tecnológicas han sido las primeras en exprimir esta mina de oro, que transformará muchos sectores. 

Así lo cree Reyes Brañas, sales manager en Edmond de Rothschild AM, que defiende que el big data va a transformar toda la economía. “Muchas veces parece que el big data solo tiene impacto en el sector tecnológico, pero tiene un impacto transversal en toda la economía real. Por eso, apostamos por una cartera global y diversificada”, señala. 

“A lo largo de la historia hemos vivido distintas revoluciones industriales, como cuando pasamos de la tecnología analógica a la digital. Sin embargo, no fue en ese momento cuando dimos cabida a esta cantidad de datos masiva, sino cuando con el primer smartphone se abrió una ventana a una cantidad ingente de datos”, apunta Brañas.  

Esta gestora cuenta con el fondo de inversión EDR Fund Big Data (LU1244895394), cuyo objetivo es superar la rentabilidad del índice MSCI World en un periodo de cinco años. A lo largo del año ha conseguido una rentabilidad del 18,47%. Si se miran los tres últimos años, el fondo ha logrado una ganancia anualizada del 14,70%.

Este fondo apuesta por empresas involucradas en el big data. En concreto, al menos el  51% de su patrimonio neto está invertido en sociedades relacionadas con el sector tecnológico. Sin embargo, también apuesta por compañías que pueden aprovechar el big data para transformar su modelo de negocio.

“Invertimos en toda la cadena de valor del big data, desde las empresas que almacenan los datos, los data centers, a aquellas que los analizan. Así como una tercera pata, que no son tecnológicas, sino empresas de la economía real que si implementan el big data en sus negocios van a ser líderes en su segmento concreto. El big data es el oro del siglo 21 para las empresas”, defiende.

La cartera de este fondo está compuesta por 44 valores, entre los que destacan empresas muy conocidas como la teleco Orange (4,86%) y el gigante Alphabet —matriz de Google—  (3,83%). Como curiosidad, entre sus principales posiciones se encuentran también la aseguradora francesa Axa (3,76%) y la entidad financiera española BBVA (3,71%).

Así ha evolucionado la rentabilidad de este fondo en los últimos tres años:

Fondo EDR Fund Big Data

Conectividad (5G)

Muy relacionada con el big data se encuentra la conectividad. La implantación y el desarrollo del 5G va a suponer una auténtica revolución en las empresas. “Vamos hacia el 5G que va a ser 100 veces más eficiente energéticamente, con la importancia que tiene eso para la sostenibilidad. Gracias al 5G se reduce la latencia, el tiempo que tarda en cargarse una web. Esto tiene ventajas no solo a la hora de navegar por internet, sino por ejemplo con los robots cirujanos que van a poder operar más rápido”, afirma Beatriz Rodríguez San Pedro, gestora de ventas de Fidelity. 

La responsable de Fidelity considera que la conectividad traerá muchos cambios en el día a día de los ciudadanos. “Estamos muy centrados en la conectividad, porque pensamos que la época dorada de la conectividad es ahora. Una forma de explicarlo es a través de la historia del ferrocarril. Cuando se construyó todo el mundo estaba centrado en invertir en los raíles, en las empresas manufactureras del sector ferrocarril, y no se centraron en los efectos de segundo orden que suponía el ferrocarril. Por ejemplo, que mejoraran las dietas de las personas que vivían lejos del mar porque era posible trasladar el pescado a lugares donde no se consumía”, asegura Rodríguez San Pedro.

En su opinión, no se está produciendo una burbuja de las compañías tecnológicas, como ocurrió en torno al año 2000. “En la burbuja punto com el PER —la relación entre precio y beneficio— estaba a 50 veces, ahora está a 24 veces. Hoy tenemos grandísimas compañías tecnológicas con unos fundamentales, unos equipos gestores detrás y una transparencia enorme sobre lo que están haciendo. Se ha producido una subida paulatina de esas valoraciones y que responden a fundamentales. Todavía hay muchísimas oportunidades en el mercado, pero hay que ser más selectivo que nunca para encontrar valores con recorrido”, asegura.  

Esta gestora cuenta con un fondo de inversión centrado en la conectividad: el Fidelity Future Connectivity Fund (LU2291806813). Este fondo invierte en valores de renta variable de empresas de todo el mundo que forman parte del sector de servicios de comunicación. En concreto, apuesta por empresas que se dedican a desplegar tecnologías de redes móviles e infraestructuras como fibra óptica, producir contenidos y comercio electrónico, entre otras.

La cartera está formada actualmente por 42 valores. Entre sus principales apuestas se encuentran la coreana Samsung (4,4%) y los fabricantes de semiconductores Marvell Technology (3,6%) y TSMC (3,4%). En décima posición aparece la española Cellnex (2,9%).

Si se atiende a la exposición geográfica, las empresas de Estados Unidos dominan con claridad (58,2%), seguidas de las japonesas (11,8%). “Ha reducido su exposición a China y se está centrando en empresas de Japón, Hong Kong o Taiwán”, señala Rodríguez San Pedro. 

Así ha evolucionado la rentabilidad del fondo en lo que va de año:

Fondo Fidelity Future Connectivity Fund

Comercio electrónico 

Otra de las tendencias en alza es el comercio electrónico, que se ha visto muy impulsado a raíz de la pandemia del coronavirus. “En Invesco estamos sobre todo en la parte de consumo, sobre todo de ecommerce. Hemos visto que el año pasado tuvieron un comportamiento muy bueno. Está claro que después de la pandemia las pautas del consumidor han cambiado”, apunta Fernando Fernández Bravo, responsable de ventas institucionales de Invesco.

“En la parte de comercio electrónico tenemos muchas subtemáticas en las que estamos invirtiendo. No solo a nivel global, sino también en Asia por una cuestión demográfica, como China, India e Indonesia, con crecimientos por encima del 6% para los próximos cinco años”, señala Fernández Bravo.

El responsable de Investo también hace referencia a la salud, como uno de los sectores con más potencial en Asia. “En China el 60% de la población cuando está enferma va a curarse con químicos o con plantas, no con antibióticos o medicamentos. Esto solo supone un 8% en las economías desarrolladas como Europa o EEUU. Que pase de un 60% a un 8% es una cantidad ingente de ingresos para las compañías médicas”, apunta Fernández Bravo.

Uno de los fondos de inversión más conocidos de esta gestora es el Invesco Global Consumer Trends (LU0052864419). Lanzado en 1994, apuesta por empresas que se dedican a diseñar, producir o distribuir productos y servicios relacionados con las necesidades del consumidor.  

La cartera está formada por 82 valores. Su principal apuesta es, con gran diferencia, el gigante de comercio electrónico Amazon, con una exposición del 9,3%. Le siguen las empresas operadoras de casinos Caesars Entertainment (5,2%) y Penn National Gaming (3,4%), según el folleto del fondo.

A lo largo de este año, el fondo ha logrado una rentabilidad del 9,92%. La ganancia aumenta al 19,67% anual si se tienen en cuenta los últimos tres años.

Así ha evolucionado la rentabilidad de este fondo en los últimos tres años:
Fondo  Invesco Global Consumer Trends