1. Es una comunidad empresarial. Una comunidad humana de intereses que lleva la sostenibilidad en su ADN y la aplica de forma integral en todos sus ámbitos de decisión.
  2. Tiene como finalidad la satisfacción de necesidades racionales de productos y servicios para la sociedad.
  3. Aspira a obtener un beneficio suficiente para continuar contribuyendo al desarrollo social.
  4. Procura la lícita compensación de capital, trabajo y conocimiento(talento) , como una unidad integrada de pensamiento y de acción.
  5. Está profundamente comprometida con un desarrollo armónico del planeta y de la humanidad.
  6. Actúa desde la plena libertad responsable.
  7. Contribuye a la riqueza y al bién comúny no consume,en ningún ámbito, más recursos de los que genera.
  8. Actúa en el libre mercado de forma absolutamente transparente, ética y responsable
  9. No se dedica a actividades especulativas en ningún caso ni siquiera de forma marginal.
  10. Muestra un comportamiento solidario y responsable para con el resto de la sociedad y para con el medio ambiente.
  11. Busca un progreso que equilibre el crecimiento con la distribución de la riqueza.
  12. Desde su propia actuación influye y provoca que el resto de los sistemas con los que se relaciona sean sostenibles.

 

Tal como comenté hace días, tenía un artículo pendiente  sobre las conclusiones del informa al Club de Roma de  1972  y es mi granito de arena al profundo cambio que se avecina y no lo queremos ver.

Esto lo he sacado del libro EMPRESA 3.0 de Marcos Eguiguren y Esteban Barroso.

Es una lección más a políticos y financieros, que sé que no me harán caso pero ya empieza a haber alguna mosca cojonera que otra. De momento Alemania suspende la energía nuclear y Francia dice que no tiene agua para enfriar los reactores de las 72 centrales que tiene y Usa vá a invertir en renovables lo que no hay en los escritos.

Todo se hara poco a poco para que nuestros nietos tengan un planeta habitable y no un vertedero.