Ser broker

Ser broker

0
Me gusta
4
Comentar
Guardar

Yo quería ser broker. Sí, tal cual, ser broker era mi sueño. Veía todo el dinero que ganaban invirtiendo en bolsa, los coches que tenían, la buena vida que llevaban, y quería ser broker. Había visto Wall Steet el dinero nunca duerme, y aunque había cosas que no entendía y que no me gustaban, quería ser como ellos. Inversores poderosos a los que todo el mucho escucha y cuyo trabajo no es estar picando piedra o estar delante de un ordenador, sino pensar. Y ganaban dinero con pensar. Quería ser broker, no cabía duda.

¿Y por qué cuento todo esto? Porque resulta que no quería ser broker. Quería justo lo contrario. Quería ser inversor. Y es que están en lados opuestos de la línea de teléfono o de la pantalla del ordenador. Pero no lo sabía yo, ni lo sabía nadie en mi entorno.

  • "Ah, te gusta la bolsa, ¿quieres ser broker entonces?

Es lo que me decían siempre de niño y de joven. Incluso ahora.

  • "Osea que eres broker".

Pero no, ni soy broker, ni lo quiero ser. Ojo, es un trabajo muy loable, pero un broker es un intermediario financiero. Yo, como buen capitalista, valoro mucho a los intermediarios, pero no quiero serlo. Y no digamos ya de los brokers modernos y los brokers online. Desde que existe internet, la labor del intermediario y del agente financiero ha decaído enormemente.

Ahora, quedan brokers para hacer grandes operaciones. Por ejemplo, cuando un fondo quiere colocar (vender) un paquete grande de acciones, habla con algún broker para ver si conoce a alguien que esté comprando. Y aunque esto es interesante, no tiene nada que ver con la inversión. Se podría hacer el mismo trabajo con acciones que con tomates.

Y ahora encima están los brokers online. Quienes trabajan en un broker online no son brokers (valga la no redundancia). Serán comerciales, administrativos, o lo que sea, pero no brokers. Por tanto, está claro que mi destino no estaba en el sector. ¿Entonces?

Pues entonces lo que quería ser, aunque yo no lo sabía, era analista. Es cierto que la vida del análista no es igual que la de los brokers de las peliculas, pero también es verdad que, cuando algo te gusta, lo disfrutas, aunque no sea como lo sueñas.

Sé que suena aburrido. Estudiar las cuenta de una empresa, leer los informes anuales, mirar sus balances, ajustar los estados de flujos, examinar a los competidores... Cualquier persona bostezaría simplement con escuchar algo así.

Por si fuera poco, cuando cuentas que inviertes en bolsa, y que no eres broker, todo el mundo espera que ganes muchísimo dinero.

  • "¿Cuánto ganas al mes? ¿Si te doy mi dinero me consigues un 10% al mes?".

Si consiguiera un 10% al año me daría con un canto en los dientes.

Es curioso la cantidad de mitos que hay en la inversión. Si la vida fuera como la de los brokers famosos o si se ganara tanto dinero como se cree la gente todo sería mucho más espectacular y trepidante pero, la verdad, para mi sería más aburrido.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User