Al final de la jornada de hoy, coincidiendo con el vencimiento trimestral de los contratos de derivados, asistiremos también al rebalanceo trimestral del S&P 500. Este hecho, que muchos medios especializados suelen pasar por alto, es un acontecimiento que tiene su relevancia para muchos traders que diseñan estrategias en base a replicar el proceso de rebalanceo.

Normalmente hay una serie de valores que entran a formar parte del índice, o que siendo ya parte del mismo, aumentan su ponderación y por tanto su peso en el S&P 500. Otros, por el contrario, reducen su peso en él o directamente salen y dejan de formar parte del índice bursátil.

Por lo general, se suele producir un movimiento bastante notable en el mercado, que coincide por lo general con la última media hora de la sesión, en la que el volumen de los valores afectados por este rebalanceo se multiplica de manera exponencial en relación a la media de la sesión o de las últimas sesiones.

En base a que los valores afectados estén en un grupo otro, normalmente suelen seguir tendencias más o menos claras y que se pueden anticipar. El fundamento de esta estrategia se basa en que casi todos los gestores de grandes fondos institucionales tienen parte de sus carteras invertidas en activos de renta variable norteamericana, y muchos de ellos replican el comportamiento de índices como el S&P 500 a la hora de desarrollar la gestión de dichas carteras.

Es por ello, por lo que aquellos valores que aumentan su peso o entran en el índice suelen tender a subir al final de la sesión, puestos que hay “manos grandes” comprándolos en el mercado, mientras que aquellos que reducen su peso o salen definitivamente del índice suelen caer en estos últimos minutos de la jornada por el motivo contrario. En este caso que nos acontece, en particular, los valores implicados en este proceso de rebalanceo son los siguientes:

Mención especial merece el caso de Facebook, que entra en el S&P 500, pasando a tener un peso del 0,55% dentro del índice, lo que suponen $ 9,37B. Esto supondrá la mayor incorporación de un valor al índice desde los casos de Google en 2006, y el más reciente de Berkshire Hathaway en 2010. Otros, como Abercrombie & Fitch o Teradyne salen del S&P 500, con lo que habrá que estar atentos a su evolución a lo largo de la sesión.

Por sectores, todos los sectores pierden peso en el índice a favor del claro ascenso del tecnológico (+$ 8 B aprox.), como no puede ser de otra forma, teniendo en cuenta el factor Facebook. La otra cara de la moneda la representa el sector financiero, que es el que más peso pierde en el índice (-$ 2 B aprox.).