Orden de prelación: no entiendo nada.

Orden de prelación: no entiendo nada.

0
Me gusta
10
Comentar
Guardar
Compartir

 

Este fin de semana hemos vivido un nuevo episodio de “no entiendo nada”. Esta obra de teatro que parece estar escribiendo los Estados, Bancos Centrales y FMI.

En la carrera nos enseñaron el funcionamiento y las reglas de juego en el mercado de capitales y nos introdujeron el concepto de prelación. Por si se me había olvidado, he ido a la RAE para saber su definición y ahí he visto que prelación se define como “antelación o preferencia con que algo debe ser atendido respecto de otra osa con la cual se compara”. Palabra que proviene de Praelatio y que significa prioridad.

Por tanto, el grado de prelación o prioridad de los activos de una entidad financiera sigue el siguiente orden:

  1.  Cuentas corrientes y depósitos bancarios.
  2. Cédulas hipotecarias
  3. Pagarés y bonos senior
  4. Low tier II (LT I) (deuda subordinada con  vencimiento y opción call)
  5. Upper tier II (UT II) (deuda subordinada perpetua)
  6. Tier I (participaciones preferentes)
  7. Cuotas participativas y acciones

 

De tal modo que los que primero cobran en caso de quiebra son los dueños de las cuentas corrientes y depósitos y los últimos los accionistas.

En base a esta premisa, los inversores calculan el binomio rentabilidad – riesgo. De tal forma que a mayor riesgo mayor exigencia de rentabilidad y viceversa. Por tanto, la rentabilidad exigida a un bono senior, será inferior a la de un LT II, que a su vez será inferior a la del UT II, y así hasta llegar a los accionistas. El motivo no es otro que bajos el supuesto de quiebra de la entidad, quienes primero cobran son los que están delante de todo en la prelación (cuentas corrientes y depósitos).

Pues bien, venimos observando que a las autoridades financieras, Estados y Banco Centrales, no les queda muy claro el grado de prelación y deciden con una cierta aleatoriedad quien asume pérdidas en cada rescate.

Esta aleatoriedad hace que una de las frases utilizadas en los mercados sea “no entiendo nada”, título a esta ficticia obra de teatro.

Todo empezó el 22 de febrero de 2008 con la nacionalización de Northern Rock, en la que los accionistas y los dueños de Tier I (participaciones preferentes) fueron los que pagaron los platos rotos y asumieron pérdidas. Título de la obra: “Hasta aquí, todo claro“.

Pero luego vino Dinamarca, que puso en el punto de mira a los Tier II y les hizo asumir pérdidas. En teoría, todos los de detrás (Tier I y accionistas) el valor debería ser cero y en cambio no lo fue.  Título de la obra: “uf, que extraño”.

8 de Febrero de 2013, los bonistas subordinados de SNS Bank (tier II) son recomprados a cero. Los accionistas igual, pero serán compensados por el gobierno con un nuevo activo. Según dicen, para poder continuar con el funcionamiento de éste. Por tanto, los dueños de Tier II y accionistas lo pierden todo, a la espera de recibir alguna cosa a cambio. ¿ y los tier I?

17 de Marzo de 2013, Chipre. Los depositantes en bancos chipriotas, son asignados un impuesto del 6,75% / 9,90% sin antes asignar ningún tipo de “hair cut” a tier II, Tier I o accionistas.  En otras palabras, los depositantes soportan una pérdida.

Seguro que este último episodio no será el fin de todo, pero sólo esperamos que mantengan las reglas del juego o como mínimo estén claras. De no hacerlo, como hoy día está pasando, podemos continuar encontrando situaciones como: que se paga más por los depósitos que por la deuda tier II, que las acciones suban mientras se presentan planes de reestructuración con quita incluida a los poseedores de deuda.

Como diría Einstein: todo es relativo,  y en cuestión de prelación también. Sólo has de saber desde el punto de vista que se mira.

Sólo espero que la “quita” aplicada a los depositarios sea un movimiento de pócker de la Comisión Europea para que los países den un paso al frente y se ponga fecha al fondo de garantía de depósitos europeo.

 

Por cierto, esperemos que los bancos españoles no sean un caso como los anteriores. Ya que si ha habido un rescate es porque el banco está en quiebra. Si está en quiebra significa que los fondos propios son negativos. Si son negativos, significa que las acciones valen 0 y que alguien ha de asumir pérdidas. Vemos que los propietarios de participaciones preferentes tienen una quita. Hasta aquí todo correcto. Entonces: ¿cómo es que cotizan las acciones por encima de 0?

0 ComentariosSé el primero en comentar
User