¿Rebote del gato muerto o reacción sólida tras una corrección excesiva? Los gestores globales parecen inclinarse más por lo primero, de acuerdo con los datos de la encuesta mensual de BoA Merrill Lynch publicada en las últimas horas. 

Estos recelos se aprecian a la perfección en estos tres gráficos: 

1. Tanto liquidez como salud (sector defensivo donde los haya) pasan a ser los activos donde más exposición tienen los gestores en la actualidad respecto a la media. 

2. La liquidez en las carteras, además, se habría disparado hasta niveles de enero de 2009, nada más y nada menos. Con la diferencia de que entonces el mercado había vivido un final de año previo mucho más duro que el de 2018, tras la caída de Lehman Brothers.
 


 

3. Se ha disparado también el porcentaje de gestores que cren que el S&P 5'00, el índice de referencia de la bolsa americana, ya ha marcado su techo del actual ciclo bursátil.
 


 

Recordemos, no obstante, que los gestores no siempre suelen acertar con estos movimientos. De hecho, para los seguidores de la teoría de la opinión contraria, casi puede ser un argumento a favor para aumentar posiciones en el mercado. La lógica es que, si estos gestores que mueven tanto dinero piensan que el mercado va a caer, probablemente ya hayan vendido y se haya reducido la posible presión vendedora en mercado. 

De hecho, la anterior lectura de esta encuesta, que también mostró un pico de nervios entre los gestores, llegó justo antes de que se iniciera el rally actual de los mercados. ¿Cómo lo veis?

Simulador: ¿Cuánto valor perderán tus ahorros por culpa de la inflación?