Después de mucho pensártelo has vendido tu casa. De repente, cuentas con un montante de dinero con el que no contabas y te preguntas... ¿cuál es la mejor decisión ahora? Vamos a ver las opciones que tienes y, en este artículo, te contamos también cómo te puede ayudar un asesor financiero a esta decisión e incluso te facilitamos su búsqueda.

Inicia la búsqueda gratuita rellenando este cuestionario.

 

Lo primero que tienes que tener claro es el objetivo por el que has vendido. Si has vendido una casa o un piso que era tu vivienda habitual y lo que buscas simplemente es comprarte otra mejor, debes saber que hay una exención importante de impuestos.

Cuando vendemos nuestra vivienda habitual y reinvertimos el importe en la compra de otra (importante, que tenga el mismo fin, de lo contrario esto no aplica), esa ganancia no se declara en el IRPF, es decir, está exenta de impuestos, que van desde el 19% al 23%.

Por otro lado, recuerda que tienes un plazo de 2 años para beneficiarte, y que mientras lo piensas o buscas las opciones, tener el dinero parado puede no ser tan buena idea (ya sabes que la subida de los precios, conocida como la inflación, hace que tu dinero vaya perdiendo valor con el paso del tiempo).

Qué hacer con el dinero de la venta

¿Pero qué pasa si no te urge esa compra, o si no es tu vivienda habitual, o si dudas de si es el mejor momento de mercado para embarcarte en algo así? Entonces entra en juego la opción de invertir ese dinero. Y, sobre todo, si te planteas comprar otra casa como inversión, deberías asesorarte sobre si es el momento correcto para hacerlo o hay alternativas que pueden ser más rentables. De hecho, la pregunta que muchos españoles tienen en la cabeza viendo la subida de precios del mercado inmobiliario es cuánto más pueden revalorizarse los inmuebles o hasta dónde puede subir la rentabilidad de los alquileres.

Hay opciones para todos los perfiles. Si eres temeroso y te da miedo arriesgar, también existen productos con bajo riesgo (¡y no solo es el depósito que tienes en mente, hay vida más allá!). A recorrer este camino y a tomar la decisión de qué hacer con todo ese dinero que te embolsas de repente, puede ayudarte un asesor financiero. Tal vez hasta ahora no habías contemplado esta figura, pero con una cantidad importante de dinero en tu cuenta, es el momento en el que más partido le puedes sacar.

Para que te hagas una idea, 150.000 euros invertidos a un 4,4% de rentabilidad anual, resultan en 247.000 euros al cabo de una década. Si se asume más riesgo, con un 6,6% de rentabilidad, la cifra se convertiría en 300.000 euros. Dicho así parece fácil, pero no lo es: hay que dar con los productos adecuados y gestionar las emociones durante el camino. (Al final de este artículo encontrarás un simulador con el que puedes hacer tus cálculos personalizados).

Un asesor puede ayudarte

Si quieres contar con la ayuda de un asesor que te oriente sobre la mejor opción para tu dinero, puedes utilizar nuestro servicio gratuito de búsqueda. Rellena el cuestionario que encontrarás a continuación, en menos de 48 horas encontraremos el asesor que más se ajuste a tus necesidades y te pondremos en contacto con él. Tras escuchar sus propuestas, la última decisión será siempre tuya.

Trabajamos con empresas de asesoramiento que pueden ayudarte a tomar la decisión de cuál es la mejor alternativa para tus ahorros, pero no te asesorarán sobre qué casa comprarte.

Los asesores financieros son expertos en orientarte sobre las inversiones más adecuadas para ti, en que no asumas más riesgo del que debes, en identificar las oportunidades para hacer crecer tus ahorros y en que optimices la fiscalidad.

Si quieres hacer cálculos de qué supondría invertir tu dinero, puedes hacer distintas simulaciones con esta calculadora que encontrarás a continuación.

Simulador: ¿Cuánto puedes tener invirtiendo el dinero de la venta?