Acabamos de cerrar una primera parte muy positiva para los mercados, especialmente para las bolsas internacionales, que están reflejando una muy fuerte marcha de las economías. El proceso de vacunación y las reaperturas están provocando lecturas de actividad muy significativas, lo que está teniendo su reflejo en la inflación -uno de los protagonistas de los últimos meses- y, a su vez, está teniendo su impacto en los mercados financieros.

¿Qué está haciendo el mercado de renta fija? Como señala Ángel Olea, director de inversiones de Abante, los activos de renta fija llevan un arranque del año negativo: “Todo lo que sea una inflación alta se lleva para arriba los tipos de interés, lo que hace caer el precio del bono. Quitando excepciones, como el high yield, prácticamente todos los segmentos de renta fija están con una evolución negativa.

Las bolsas, sin embargo, conviven bien con la inflación y, además, esto está haciendo que los sectores más cíclicos y ligados a la recuperación lo estén haciendo algo mejor y que los de crecimiento -que tan buen comportamiento tuvieron durante el año pasado en los meses de confinamiento- se estén quedando algo más rezagados.

¿Qué podemos esperar para el segundo semestre? ¿Dónde está poniendo el foco el mercado?

“La sensación que tenemos es que lo peor de la crisis ya lo hemos dejado atrás. El mercado sigue muy estimulado. Tenemos, todavía, unas condiciones financieras muy laxas a las que hay que sumar estímulos fiscales y también monetarios por parte de los principales bancos centrales”, explica Olea en el vídeo.

En este sentido, pone el foco en los movimientos que estamos viendo de los bancos centrales y, muy en concreto, de la Reserva Federal de Estados Unidos: “Ante esta disyuntiva y, también, por la buena evolución de los últimos meses, tanto en actividad como en una inflación algo más alta, lo que estamos empezando a observar es que la Fed empieza a tirar un poco del freno respecto a la evolución futura de su política monetaria”.

“El programa de compra de activos que se puso en marcha el año pasado es probable que empiece a limitar esta compra durante los próximos meses y que veamos, probablemente, a finales de este año o principios del año que viene, una rebaja en la compra de activos por parte de la Fed”, señala.

Olea destaca que uno de los puntos que más ha sorprendido tiene que ver con esas previsiones de subidas de tipos que se podrían adelantar a 2023 y que incluso algunos miembros de la Fed, como comenta,  han barajado la posibilidad de que estas empiecen el año que viene.

¿Quieres saber si tu cartera de inversión está preparada para el segundo semestre del año? Consulta nuestra web.