La vuelta al cole también llega a los mercados financieros. Después de vivir un comienzo de agosto lleno de volatilidad y con multitud de declaraciones y movimientos por el lado de la geopolítica, con la llegada de septiembre toca hacer balance de lo que ha pasado en los mercados en el mes de vacaciones por excelencia.

Las primeras semanas de agosto tuvimos poco volumen de negociación y mucha incertidumbre derivada, sobre todo, de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y de los ya más que recurrentes tuits de Donald Trump. Sin embargo, y como recuerda Joaquín Casasús, director de Abante Asesores Gestión, a medida que el mes avanzaba las caídas se fueron reduciendo: “La semana pasada los mercados ya subieron con fuerza al calor de nuevas declaraciones que apuntaban a un avance en las negociaciones y a próximas reuniones”.

Con todo, y a la espera de cómo se vayan desarrollando las cosas en los próximos meses, hay que tener presente que la caída de agosto entra dentro del comportamiento normal de las bolsas, ya que ha sido como la de cualquier otro mes en el que hay descensos.

Así, el Euro Stoxx 50 ha perdido 1,16%, mientras que el Ibex 35, por su parte, ha conseguido salvar los 8.000 puntos y despedir agosto con una caída del 1,76%. En Europa, la peor parte se la ha llevado Londres, que se ha dejado un 5% por los últimos movimientos de Boris Johnson y el miedo a un ‘Hard Brexit’, y también Alemania, que ha perdido un 2%, con el fantasma de la recesión como telón de fondo. En cambio, en Italia, donde también ha estado puesto el foco por la caída del gobierno y el nuevo acuerdo para que Giuseppe Conte vuelva a liderar el Ejecutivo, la bosa de Milán ha cerrado el mes prácticamente en tablas, con ligeras caídas del 0,35%. En Estados Unidos, los descensos han sido del 2%.

Por el lado macroeconómico, no hemos visto muchos cambios. “La parte manufacturera, más afectada por la guerra comercial, está sufriendo más. En cambio, la parte de consumo, servicios y empleo está aguantando razonablemente bien”, comenta Casasús.

Respecto a las actuaciones de los bancos centrales, la cita anual de Jackson Hole no dejó grandes novedades, aunque los mercados esperan que tanto el Banco Central Europeo como la Reserva Federal de Estados Unidos anuncien nuevos estímulos en las reuniones de este mes.