El cambio de sentimiento en los mercados se ha confirmado durante el segundo mes del año. Febrero se ha despedido con fuertes subidas en prácticamente todas las plazas bursátiles -el Ibex se ha anotado un 2,44%, las bolsas de Francia y de Italia se han revalorizado casi un 5%, el Euro Stoxx 50 ha sumado un 4,4%, mientras que los índices estadounidenses han tenido subidas cercanas al 3%-, consolidando el buen tono de comienzos de 2019 y borrando las perdidas del ejercicio pasado.

Como explica Joaquín Casasús, director de Abante Asesores Gestión, lo que hemos visto es que la volatilidad y las tensiones se han relajado en estos primeros meses del año: “Aunque seguimos sobreponderados en renta variable, pensamos que es un buen momento para reducir un poco nuestra exposición, hasta el 55%, para tener margen y aprovechar las oportunidades que puedan surgir a lo largo del año”,

El escenario macro

A nivel macroeconómico, los datos sí ponen de manifiesto que se estaba viviendo un cierto parón en la actividad. Así, el PMI manufacturero de Alemania se situó en febrero en 47,6 puntos -su nivel más bajo de los últimos seis años-, lejos de los más de 60 puntos que marcaba hace un año.

Por su parte, el último día de febrero conocimos el dato preliminar de crecimiento del PIB estadounidense correspondiente al cuarto trimestre de 2018, que se situó en el 2,6%, una cifra que, si bien refleja una caída a los anteriores trimestres, cuando vimos crecimientos del 3,4% y del 4,2%, superó levemente las estimaciones de los analistas.

“La economía se había parado un poco, pero da la sensación de que la ralentización ya ha tocado suelo y ahora vienen subidas. Además, la parte que tiene que ver con el consumo está aguantando bastante bien”, comenta Casasús.

Mercados: actualidad y beneficios empresariales

Después del final tan duro del año pasado, la semana pasada ya empezamos a ver un flujo positivo en la renta variable, con Europa haciéndolo mejor que Estados Unidos, especialmente el sector financiero. En este sentido, las noticias que hablan de un avance en las conversaciones para una posible fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank y el hecho de que el BCE -muy probablemente- vuelva a recuperar las subastas de liquidez para los bancos, sirven de estímulo para el sector en bolsa.

Respecto a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que ha centrado la atención de los últimos meses, Casasús destaca que, si bien espera que se llegue a un acuerdo, ya no es algo que ponga tan nervioso al mercado.

Por último, la temporada de resultados empresariales ha concluido con buenos datos. En Estados Unidos, el año se ha cerrado con subidas en los beneficios del 20% y aunque para 2019 los analistas han rebajados sus previsiones, eso es algo que el mercado ya ha puesto en precio.