El optimismo que estaba imperando en las bolsas de todo el mundo se ha truncado en mayo. Si bien en lo que lo que llevamos de año siguen dominando los números verdes, mayo se ha despedido haciendo que se cumpla el clásico “sell in may and go away”: vende en mayo y salte del mercado.

Como señala Ángel Olea, director de inversiones de Abante, mayo ha sido un mes atípico que ha roto la buena tendencia que veníamos observando desde que se inició 2019. “El mercado de divisas ha seguido la misma dinámica, con el euro más débil, especialmente frente al yen, que en momentos como este se suele comportar como activo refugio. Así, también hemos visto que el oro ha recuperado algo, mientras que el petróleo ha profundizado en las caídas. Y es que un mes en el que la volatilidad ha repuntado, prácticamente todo ha caído con fuerza y los mercados de renta fija tampoco se han comportado bien”, comenta.

Así, el Euro Stoxx 50 ha perdido un 6,66%, en línea con las principales plazas bursátiles de Europa: el Ibex 35 ha caído un 5,92%, el DAX, un 5%, el CAC 40, un 6,78%, la bolsa de Londres, un 3,46%, mientras que la peor parte se la ha llevado la bolsa italiana, que ha perdido un 9,50%. Al otro lado del Viejo Continente, las caídas también se han dejado sentir: el S&P 500 ha bajado un 6,58%, el Dow Jones, un 6,69% y el Nasdaq Composite, un 7,93%. El índice mundial ha perdido un 6% en moneda local -un 5,5% en euros-.

Escenario: sectores, datos macro y bancos centrales

Respecto a la evolución por sectores, mayo nos ha dejado una dispersión de resultados. Mientras que los valores defensivos -empresas de salud, ‘farma’ y utilities- subían, los valores cíclicos -industriales, materias primas y, al final del mes, también las compañías tecnológicas-, se comportaban peor.

En lo relativo a la evolución de los datos macroeconómicos, continúa el movimiento de desaceleración a nivel general. Así, las expectativas de crecimiento mundial para este año rondan el 3 y 3,1%, con algunos datos más flojos, como los PMIs manufactureros y de servicios, mientras que el empleo y la confianza del consumidor se mantienen mejor.

En este escenario, los mercados han comenzado el mes con la vista puesta en los bancos centrales. Mañana se reúne el Banco Central Europeo, que lo hace después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, haya señalado que la entidad tomará las medidas necesarias para garantizar la estabilidad económica. Algo que se ha traducido en próximas bajadas de tipos de interés en Estados Unidos, para lo que el mercado ya descuenta dos para este año y tres más para 2020.

Vemos bien el escenario global, pero es cierto que el entorno se ha vuelto más complicado desde el mes pasado por el recrudecimiento de la guerra comercial”, comenta Olea. En este sentido destaca que seguiremos hablando de esto durante más meses y que a expensas de cuándo llegue al acuerdo entre China y Estados Unidos, la actualidad sigue pendiente de los últimos tuits y anuncios de Donald Trump, con México como nuevo frente, tras anunciar que le impondrá aranceles del 5%.