Octubre se ha despedido con subidas moderadas en la mayoría de los índices, a excepción de la bolsa de Londres. Tras los buenos resultados de septiembre, octubre ha sido un mes convulso, en el que las caídas han ido de más a menos y en el que el foco ha vuelto a estar puesto en los puntos de tensión habituales: el Brexit y la guerra comercial y, más recientemente, en el menor crecimiento económico.

La mayoría de los selectivos han conseguido salvar los muebles y, sobre todo, seguir acumulando fuertes ganancias en lo que llevamos de año.

Así, el Ibex 35 ha cerrado octubre con una revalorización del 0,14%, lejos de las subidas cercanas al 1 y el 3% del resto de plazas europeas, a excepción de la bolsa de Londres, que ha perdido un 2,1% en octubre. Al otro lado del Atlántico, el Dow Jones ha cerrado casi plano, mientras que el S&P 500 ha subido un 1,7% y el Nasdaq 100, un 3,4%.

Octubre ha estado marcado, en parte, por el aluvión de resultados empresariales, que continúa en noviembre. En Estados Unidos los resultados están siendo buenos, especialmente entre las compañías tecnológicas.

Por otro lado, a finales de mes la Reserva Federal de Estados Unidos anunció -cumpliendo con las expectativas del mercado- una nueva rebaja de tipos de interés de 25 puntos básicos, hasta el rango del 1,50% y el 1,75%, mientras en Wall Street se alcanzaban nuevos máximos.

En este escenario, Joaquín Casasús, director de Abante Asesores Gestión destaca que, “en general, los resultados empresariales están saliendo bien. La macro está mejorando o estabilizándose”. Y aquí, recuerda que los últimos datos que se han conocido en Estados Unidos han salido mejor de lo que se esperaba.

El PIB estadounidense experimentó un crecimiento anualizado del 1,9% en el tercer trimestre del año y, aunque es una décima menos respecto al trimestre anterior, supera en tres decimas a lo que esperaban los analistas. Además, en octubre Estados Unidos creó 128.000 empleos, muy por encima de las expectativas de los analistas, que hablaban de 75.000 puestos de trabajo.

Respecto a los focos de tensión de los últimos meses, octubre ha sido un mes de muchas idas y venidas, especialmente con el Brexit. Después de que Reino Unido alcanzara un acuerdo, el Parlamento congeló su tramitación, lo que derivó en una nueva prórroga hasta el 31 de enero y en unas nuevas elecciones el 12 de diciembre.

Por último, las últimas conversaciones entre China y Estados Unidos parece que están llegando a buen puerto y que el acuerdo entre ambos países está más cerca. A la espera de que los presidentes de ambos países se reúnan y de cómo discurran las negociaciones, las bolsas han comenzado noviembre con renovado optimismo.