A escasos días para echar el cierre al primer semestre del año, parece que el optimismo sigue estando presente en los mercados de renta variable de todo el mundo. Después de vivir un mes de mayo turbulento, la calma ha vuelto -por el momento-, con el mismo telón de fondo que lleva a vueltas desde hace unos meses: la guerra comercial entre China y Estados Unidos, unos peores datos de crecimiento económico y el acuerdo -que no llega- para culminar la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

 

En este escenario, y con el cambio de rumbo en las políticas de los principales bancos centrales, ¿qué podemos esperar de los mercados para los próximos seis meses? Para hacer balance de lo que ha pasado en las principales plazas bursátiles y compartir su estrategia de inversión, Laurent Denize, Global Co CIO de ODDO BHF Asset Management, participó hace unos días en uno de los morning meeting que organizamos en Abante.

 

Radiografía del escenario económico

 

Denize, que lleva más de siete años en la gestora europea y más de dos décadas dedicadas al mundo de la inversión, comenzó hablando del entorno macroeconómico y político en el que nos encontramos y señaló que la incertidumbre política está en niveles récord. En este sentido, hizo hincapié en todo lo que está derivando la guerra comercial y en la incertidumbre que genera en un mundo globalizado: “La guerra arancelaria es solo una parte de este conflicto: China y Estados Unidos tienen una rivalidad a nivel tecnológico y geopolítico”.

 

Respecto a la situación económica, el gestor explicó que “no estamos en una recesión” y recordó que la economía global se mostró resistente en el primer trimestre del año. Así, habló de la confianza empresarial, que se ha estabilizado, y de algunos sectores como el de la automoción, que “está bajo una gran presión”, y el de la construcción, que está en auge.

 

Bancos centrales y evolución de los mercados

 

Sobre los últimos movimientos de los principales bancos centrales, Denize puso el foco en el giro de la Reserva Federal de Estados Unidos, que, tras su última reunión, ha eliminado de su discurso el término “paciente”, advirtiendo de que las incertidumbres se han incrementado, lo que ha hecho que el mercado ya mire hacia próximas bajadas de tipos para dentro de unos meses.

 

Por otro lado, hizo alusión a las caídas que se vivieron en los mercados de renta variable durante mayo y miró hacia lo que se espera de los beneficios empresariales, con Estados Unidos y Europa sin cambios y con revisiones a la baja en Japón. En este sentido, destacó que nos hallamos en un buen momento para entrar en bolsa y que siguen confiando en Europa por la fuerte demanda interna.

 

 

Apostando por la inteligencia artificial

La inversión en megatendencias cada vez está ganando más peso entre las gestoras de fondos de inversión, que miran hacia los sectores y las temáticas que están impactando en la sociedad y tienen un gran potencial de desarrollo económico para el futuro.

Desde la gestora europea están apostando por invertir en inteligencia artificial. En diciembre del año pasado lanzaron ODDO BHF Artificial Intelligence, un fondo de inversión de renta variable internacional que no solo invierte en inteligencia artificial, sino que, además, se vale de esta en su proceso de inversión.

En concreto, la cartera del fondo está compuesta por cerca de 60 valores equiponderados y, como destacan desde la gestora, se trata de “una nueva forma de gestionar”. Emplean un modelo basado en inteligencia artificial para seleccionara a las mejores compañías y lo hacen mediante algoritmos de inteligencia artificial que analizan más de 4 millones de datos al día. Al universo que obtienen le aplican su modelo cuantitativo, que clasifica los valores en función de cuatro valores: valoración, calidad, momentum y tamaño y, después, los gestores del fondo realizan un examen cualitativo para profundizar en las empresas y detectar posibles incoherencias.