¿Nos hallamos ante un ajuste de los mercados o ante una nueva crisis financiera? Esa es la pregunta que nos formuló Marisa Mazo, directora de estrategia de Bankinter Securities, que estuvo hace unos días en Abante para compartir su visión de mercados y sus perspectivas tras las correcciones que sufrieron las principales bolsas mundiales a comienzos de febrero.

Hemos pasado de miedos de deflación a tener miedos de inflación”, explicó Mazo al analizar lo que se encontraba detrás de la corrección que vimos hace unas semanas en los mercados. Una corrección que tuvo su catalizador en Estados Unidos y que terminó trasladándose al resto del mundo.

El pasado 2 de febrero conocimos que los salarios en Estados Unidos se habían elevado más de lo que se esperaba -la subida fue del 2,9%, frente al 2,6% que se había pronosticado-, lo que propició un fuerte repunte del bono estadounidense a diez años y que la volatilidad, que se encontraba en mínimos históricos, saltara y subiera 20 puntos. “El dato de empleo de Estados Unidos hizo que entrara el miedo y se desataran todas las alarmas”, reiteró Mazo al explicar que el mercado interpretó esa subida como una señal de que la inflación podría subir por encima del objetivo que se han marcado los bancos centrales (por encima, pero cercana al 2%), lo que llevaría a la Reserva Federal de Estados Unidos a subir los tipos a un mayor ritmo.

Con todo, Mazo explicó que cree que nos hallamos ante un ajuste de los mercados porque, a día de hoy, no nos encontramos en el entornó macroeconómico típico de una crisis financiera. Aquí, señaló que no hay un gran desajuste en las balanzas comerciales ni un crecimiento desproporcionado del precio de los activos inmobiliarios, y que lo que está sucediendo es que, hasta entonces, “solo habíamos visto movimientos relacionados con elementos políticos y ahora está relacionado con reacciones económicas que son buenas”.

Estados Unidos y Europa

Al mirar hacia las economías de todo el mundo, Mazo recordó que el entorno económico es de lo más benigno y acompasado en todas las regiones. Y, al poner el foco en Estados Unidos, comentó que la reforma fiscal del presidente estadounidense, Donald Trump, va a sumar más crecimiento (dos o tres puntos de crecimiento en los beneficios por acción de las empresas).

“Para Estados Unidos, lo que hoy por hoy descuenta el mercado es dos o tres subidas de tipos de interés”, explicó Mazo mientras recordaba el escenario de políticas acomodaticias de los últimos años, con la Fed que “nunca había subido los tipos de una forma tan pausada”. Así, señaló que la política del banco central estadounidense siempre adelanta a la del Banco Central Europeo, y aquí destacó que la institución europea siempre ha sido muy tardía en las reacciones a las crisis. En cuanto al calendario de subida de tipos del organismo que preside Mario Draghi, la experta de Bankinter Securities apostó porque este año los tipos se van a mantener sin cambios, con las primeras subidas para 2019.

En este escenario, Mazo señaló que “la subida de tipos es inevitable a medio plazo, pero por las razones correctas”, y que, en este contexto, las bolsas pueden ser la mejor alternativa de inversión.

La situación en España y del sector bancario

“No nos va bien la subida del petróleo. La tasa de ahorro ha caído, lo que se traduce en más consumo. A esto hay que añadir queno tenemos estímulo fiscal y que crecemos sin inflación, puesto que la subyacente sigue por debajo del 2%”, explicó Mazo al analizar la situación de nuestro país.

En cuanto al sector financiero, habló de la existencia de una “nueva banca en la sombra”, haciendo referencia a las fintech. También explicó que los bancos “deberían tirar este año”, aunque, quizás, el mercado se haya anticipado un poco a descontar la subida de tipos. Para finalizar, puso el foco en la banca pequeña y señaló que este año puede haber consolidación.