En mayo ha continuado el tono positivo en la mayoría de los activos de riesgo, medidos en moneda local. Después de un inicio de mes algo negativo para la mayoría de las regiones ante los temores de repuntes de la inflación vimos cómo los índices europeos y americanos recuperaban lo perdido, cerrando el mes en positivo. La evolución de la pandemia avanza positivamente y continuamos viendo un fuerte ritmo de vacunación en Europa. Para los próximos meses, los bancos centrales están en el punto de mira ante posibles cambios en sus políticas monetarias.

En renta variable, el índice mundial en mayo subió un 0,85% en moneda local pero en euros retrocedió un 0,3% a causa de la depreciación del dólar. La bolsa de Estados Unidos ganó un 0,34% en moneda local, cayendo un 1,21% en euros, mientras que la bolsa en Europa avanzó un1,89% (1,63% en el caso del Euro Stoxx 50)en el mes. Por su parte, Japón terminó con una subida del 1,56% en moneda local(en euros registró una leve caída del 0,09%). Los mercados emergentes recuperaron algo de fuerza y avanzaron un 1,15% en moneda local y un 0,55% en euros. Durante el mes vimos como los sectores más cíclicos tuvieron mejor comportamiento que aquellos ligados al sesgo de crecimiento. Lideraron el mes la energía y el sector financiero. En cambio, la tecnología y el consumo discrecional son los que se han quedado rezagados.

En los mercados de renta fija, el comportamiento en el mes ha sido mixto, este ha dependido de la zona geográfica. En Estados Unidos, tras un fuerte movimiento de la TIR del bono americano en el primer trimestre, estamos viendo cierta estabilización de la referencia en niveles cercanos al 1,60%.Si miramos a Europa, las principales referencias volvieron a subir ligeramente, lo que deja un resultado negativo en mayo. No obstante, el comportamiento fue desigual durante el mes.   Durante la primera mitad hubo una subida mayor gracias a las mejores perspectivas sobre la recuperación económica, los datos de inflación y el ritmo de vacunación. Sin embargo, los comentarios de miembros del Banco Central Europeo, atenuaron el efecto.

En los bonos corporativos con grado de inversión hemos podido ver un comportamiento positivo. Los bonos de mayor calidad en Estados Unidos, que tienen una alta sensibilidad a movimientos en los tipos de interés, se vieron beneficiados por la disminución en la TIR del bono estadounidense durante el mes. En Europa, el comportamiento ha sido ligeramente negativo, arrastrado por los movimientos de los bonos gubernamentales.

Respecto a la evolución de la pandemia, durante el mes de mayo hemos visto una fuerte reducción de casos y fallecidos a nivel mundial. En Estados Unidos, donde ya está vacunado alrededor del 50% de la población adulta, se han ido reduciendo las medidas de restricción. En Europa, hemos visto el ritmo de vacunación acelerándose a medida que iban llegando más dosis a los países. Las estimaciones para conseguir la inmunidad de grupo, estimada en el 70% de la población, se espera que podamos lograrla a nivel europeo a lo largo del verano.

En el lado macroeconómico, hemos seguido viendo fuertes datos en Estados Unidos. El PMI manufacturero mostró un mes más un dato superior a 60, situado claramente en zona de expansión. La inflación, por su parte, está ejerciendo algo de presión en el corto plazo por el efecto base respecto al año pasado, aunque la Reserva Federal lo considera un movimiento transitorio. El PMI de servicios de la eurozona de mayo ya muestra signos declara mejoría con un dato de 55.

Somos constructivos con los activos de riesgo en un entorno positivo para el crecimiento económico y los beneficios empresariales. Para los meses de verano hemos implementado algunas coberturas en nuestras carteras mixtas con el objetivo de mitigar, en parte, los efectos de una posible corrección en las bolsas si se produjera.

Para junio mantenemos sin cambios nuestras recomendaciones de inversión: una exposición sobreponderada en renta variable (se sitúa en el 55%, un 5% superior al nivel neutral), una ligera infraponderación en renta fija (35%) y un posicionamiento neutral en activos monetarios (10%).

Para leer el documento completo, puedes descargar el PDF