Acabamos de cerrar “uno de los mejores semestres de la historia de la renta variable desde los años 70, con rentabilidades superiores al 15% en la bolsa mundial (en euros). Y tanto en Estados como en Europa se han recuperado ya las pérdidas sufridas en 2018, quedándose algo más rezagadas las bolsas emergentes y la japonesa”, destaca Marta Campello, socia y gestora de fondos en Abante, en el vídeo trimestral de visión de mercados.

Y añade que, “prácticamente tan espectacular como el comportamiento de la renta variable está siendo el de la renta fija“. En este sentido, Campello comenta que “hemos visto ganancias generalizadas en todos los espectros de bonos”, con fuertes revalorizaciones en la renta fija más asociada al riesgo. “Lo que ha cogido más por sorpresa a la práctica totalidad del mercado ha sido el gran rally que han experimentado los bonos de gobierno” en la primera mitad del año.

Y las razones del buen comportamiento tanto de la renta fija como de la renta variable son, por un lado, con la macroeconomía y el alejamiento de los temores de una gran recesión. Además, los beneficios empresariales del primer trimestre fueron mejores de lo esperado por el mercado.

¿Cómo nos posicionamos para el segundo semestre?

“Nuestro posicionamiento para esta segunda parte del año sigue siendo claro a favor de la renta variable. Pensamos que, en un entorno de tipos tan bajos, el riesgo que nos apetece tomar es el riesgo de las empresas que en este entorno de mercado sigan teniendo beneficios sólidos”, señala Campello.

Además, Campello comenta que no tenemos apenas duración en nuestras carteras de renta fija y que se han aprovechado las subidas para ir reduciendo el peso en la parte de crédito de las carteras.

Y, por último, explica: “Nos parece importante destacar la gestión del riesgo cuando estamos hablando de gestión de carteras para nuestros clientes. Creemos que es fundamental la diversificación, la gestión del riesgo, la buena selección de activos y también la buena selección de gestores”.