Abante Asesores
Abante Asesores
Visión de mercados | Mayo 2020

Visión de mercados | Mayo 2020

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Abril ha cerrado con una fuerte recuperación en los activos de riesgo, después del tremendo shock que supuso la rápida expansión de la epidemia del COVID-19 en Europa y en el resto del mundo en marzo. La rápida reacción de los bancos centrales y de los gobiernos para respaldar a los sectores de la economía más vulnerables, y la perspectiva de un progresivo retorno a la actividad económica, han contribuido a que mejorase el sentimiento inversor a lo largo del último mes y ello, a su vez, ha llevado al mercado a experimentar una subida vertical desde los mínimos del 23 de marzo.

Así, el índice mundial de renta variable ha subido en abril un 10,39% en moneda local, y un 11% en euros, lo que supone recuperar un 65% de la caída sufrida desde los mínimos del año. Por su parte, la bolsa de Estados Unidos ha ganado un 13,02% (13,22% en euros), liderando los avances a nivel global y cerrando su mejor mes desde 1987. Adicionalmente, hemos visto un fuerte descenso en el VIX, índice que mide la volatilidad, hasta 31, tras haber llegado a tocar el 82 durante el mes de marzo, niveles que no se veían desde la crisis financiera de 2008. Europa, ha subido un 5,85% y el Ibex 35, un 2,02%. Finalmente, los mercados emergentes, han terminado el mes con una ganancia del 8,69% en moneda local.

En abril hemos visto subidas generalizadas en todos los sectores, si bien, las diferencias son notables entre los que mayor y menor avances han registrado. Tras haber sufrido en marzo unas caídas abultadas, en el último mes han destacado las ganancias de las industrias más cíclicas, como consumo discrecional (+16,69%), energía (+15,27%) y materiales (+12,46%).

En los mercados de renta fija, el comportamiento también ha sido positivo de forma generalizada. Los bonos de gobierno han seguido apreciándose durante el mes, aunque el movimiento ha sido reducido, respaldado por la puesta en marcha de los programas de compra de activos por parte de los bancos centrales. Además, hemos visto como las primas de riesgo de la deuda periférica (Italia y España) se han mantenido relativamente estables a lo largo del mes, lo que ratifica la confianza del mercado en la capacidad del Banco Central Europeo para mantener bajos los diferenciales de deuda. En bonos corporativos con grado de inversión y alto rendimiento, hemos asistido a una reducción de los diferenciales de crédito, que se habían ampliado con mucha fuerza en marzo.

En el apartado de materias primas, el petróleo ha seguido siendo uno de los activos más volátiles durante el mes, a pesar de que ha cerrado con una subida del 10,39% en el caso del barril de Brent, de referencia en Europa. En este entorno de debilidad de la demanda, y, a pesar de los recortes de producción promovidos por la OPEP+, las dificultades para almacenar el petróleo sobrante llevaron al futuro del West Texas (referencia del crudo americano) a alcanzar un valor de -40 dólares por barril, empujado por aquellos inversores que necesitaban deshacer sus contratos para no tener que asumir la compra física de los barriles. Por su parte, el oro ha experimentado subidas durante abril, cerrando el mes con una ganancia del 7%, con lo que acumula un 11,23% en el año.

En el mercado de divisas, el cruce eurodólar ha cerrado el mes con un ligero avance del dólar, situando el par en niveles de 1,093. También hemos visto cómo la libra ha recuperado parte del terreno perdido el mes anterior, en el que marcó niveles mínimos frente al euro y al dólar.

Respecto a la evolución de las distintas economías, en abril hemos ido conociendo diferentes informes con proyecciones de crecimiento del PIB. Es el caso del FMI, que espera una caída del PIB a nivel global del 3% en 2020 y una subida del 5,8% en 2021. Por otro lado, ya tenemos muy avanzada la presentación de resultados empresariales del primer trimestre. En Estados Unidos, han publicado ya más de la mitad de las compañías y están mejorando las estimaciones de los analistas. En Europa, han publicado sus cuentas algo menos de la mitad de las empresas. En este caso, donde el peso de las compañías cíclicas es superior en los índices, la caída de los beneficios del primer trimestre estaría cerca del 25%.

En términos de valoración de los activos, pesamos que hay que tener cuidado en estos momentos con los múltiplos a los que miramos. Los precios de las acciones han caído, pero los beneficios también lo van a hacer, por lo que estas ratios se pueden ver muy distorsionadas.

Seguimos posicionados de manera prudente en nuestros fondos de fondos. En las caídas de los mercados hemos estado haciendo operaciones de recompra para mantener los niveles de exposición, pero, por el momento, no nos animamos a aumentar el riesgo. Continuamos manteniendo la estructura de coberturas sobre el S&P 500 y hemos aprovechado las caídas para reposicionar las carteras de los fondos, aumentado la exposición a Estados Unidos a través de subyacentes que invierten en compañías globales de calidad, con crecimientos sostenibles y diferentes palancas de rentabilidad.

Para mayo, mantenemos el nivel de riesgo en las carteras: una exposición a renta variable del 55% en la cartera correspondiente al escenario central, infraponderación en renta fija (30%) y sobreponderación en activos monetarios (15%).

Para leer el documento de visión de mercados completo, puedes descargar el PDF

0 ComentariosSé el primero en comentar
User