Agosto ha vuelto a ser un mes movido en los mercados financieros. La escalada en la guerra comercial, anunciada el primero de agosto por Trump al imponer nuevas tarifas a China, provocaba pérdidas en las bolsas que solo eran parcialmente recuperadas en los últimos días. La renta fija de gobierno ha subido, de nuevo, con fuerza en un contexto de aversión al riesgo y ante la expectativa de nuevos estímulos fiscales por parte del BCE y, quien sabe si también de la Fed, en septiembre.

En este escenario, el índice mundial de renta variable cayó en agosto un 2,15% en moneda local y un 1,16% en euros, gracias a la fortaleza del dólar en agosto.

A nivel sectorial, volvemos a ver fuertes divergencias. En un entorno de caídas de tipos y reducido apetito por el riesgo, los mejores sectores fueron los más defensivos, como eléctricas y consumo estable, que subieron un 3,2% y un 1,8%, respectivamente. Los sectores más cíclicos se llevaron la peor parte, con pérdidas del 7,5% en energía y del 5,1% en financieras. En renta fija agosto ha sido, en general, muy positivo.

¿Qué podemos esperar de septiembre?

La vuelta a cole en los mercados va a estar marcada, claramente, por las reuniones del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal. La cita del BCE es la más esperada de las dos, por las grandes expectativas creadas tras la reunión de julio. Se espera que baje el tipo de depósito al -0,5%, probablemente con algún mecanismo para no penalizar en exceso a los bancos por las reservas que mantienen en el banco central, y que se inicie un nuevo programa de compra de bonos de gobierno y corporativos. Respecto a la Fed, la duda es si volverán o no a rebajar un cuarto de punto (apostaríamos ahora mismo por lo segundo) como ya hicieron en julio.

En términos de valoración de los activos, seguimos observando las mejores oportunidades de inversión en los mercados de renta variable. Aunque consideramos que la bolsa estadounidense está cotizando a niveles menos atractivos en términos relativos, sí vemos interesantes las valoraciones que presentan Europa, Japón y los mercados emergentes; sobre todo en la región de Asia-Pacífico. En renta fija el riesgo se sigue haciendo más y más asimétrico conforme se adentran los tipos en terreno negativo. Como inversión tienes que, o asumir que a vencimiento vas a perder dinero (y mucho poder adquisitivo), o pretender que vas a poder vender a alguien el bono en una yield todavía más negativa para poder generar una rentabilidad positiva.

Para el mes entrante mantenemos nuestras recomendaciones de inversión. Continuamos neutrales en nuestro nivel de exposición a renta variable (50%), seguimos infraponderados en renta fija (35%) y mantenemos nuestra sobreponderación en activos monetarios (15%).

Para leer el documento completo, podéis descargar el PDF