BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
Un estudio demuestra que hace falta una inversión de $100 billones para alcanzar el objetivo de cero neto en 2050
BNY Mellon IM - España

Un estudio demuestra que hace falta una inversión de $100 billones para alcanzar el objetivo de cero neto en 2050

BNY Mellon Investment Management, una de las principales gestoras de activos del mundo con 1,8 billones de dólares en activos gestionados (AUM), ha publicado hoy un nuevo estudio, titulado «An investor’s guide to net zero by 2050» y realizado en colaboración con Fathom Consulting, que revela que la economía mundial está muy lejos de alcanzar la neutralidad en carbono, o cero neto, en 2050[1], pero podría acelerar este proceso destinando 100 billones de dólares[2] a inversiones sostenibles[3].

Pese al crecimiento de la inversión sostenible, el estudio subraya que la transición a las cero emisiones netas requerirá más implicación por parte de gobiernos, inversores y empresas. Esta inversión de 100 billones de dólares representa aproximadamente el 15% de toda la inversión mundial en los próximos 30 años o cerca del 3% del producto interior bruto (PIB) mundial en el mismo periodo. Solo las empresas del S&P 500 tendrán que invertir unos 12 billones de dólares en sostenibilidad de aquí a 2050 para mantener la trayectoria fijada.

Como explica Shamik Dhar, economista jefe en BNY Mellon Investment Management, «alcanzar el cero neto en 2050 requerirá un volumen de inversión histórico, pero aún es posible lograrlo. Si se hace bien, la recompensa para la sociedad y para los inversores será enorme. Pero la inversión solo es una cara de la moneda: Para acelerar el ritmo de descarbonización, habrá que adoptar medidas políticas de mayor calado. Aunque se ha hablado de un impuesto mundial al carbono, nos parece difícil que se aplique de forma coordinada, por lo que conviene plantear otros incentivos. Los gobiernos deben fomentar e incentivar la inversión del sector privado y aliviar los riesgos de transición haciendo uso de palancas políticas».

Brian Davidson, responsable de Economía Climática en Fathom Consulting, añade que «el impacto económico del cambio climático sigue sin entenderse bien. El estudio arroja algo de luz y ayudará a las empresas, a los inversores, a los dirigentes políticos y a otros grupos de interés a comprender mejor esta cuestión tan importante».

La nueva inversión debe destinarse a sectores críticos, pese a la trayectoria actual de las emisiones

El sector energético y el de los suministros públicos (utilities) afrontan los riesgos de transición climática más importantes, por lo que requerirán más capital para descarbonizarse. Para alcanzar el objetivo de cero neto en 2050, será crucial asignarles a estos sectores más de la mitad de la inversión corporativa sostenible.

Las empresas pertenecientes a estos sectores se enfrentan a una elevada probabilidad de acabar con activos obsoletos, es decir, activos contaminantes que deben desecharse antes de que finalice su vida útil. El estudio estima que los activos obsoletos ligados a la transición ecológica podrían ascender a 20 billones de dólares, una cantidad que irá en aumento cuanto más se retrase este proceso. Para limitar los riesgos financieros para los inversores, las empresas deben identificar y contabilizar los costes que implica deshacerse de estos activos obsoletos.

Kristina Church, directora global de Estrategia Responsable en BNY Mellon Investment Management, señala que «como inversores responsables y administradores del capital de nuestros clientes, vemos mucho valor en las empresas que cuentan con planes de transición creíbles. La colaboración continua con el sector público y el empresarial resulta clave para garantizar una transición justa. La desinversión es el último recurso y debe limitarse a aquellas empresas que no logren hacer esta transición. La participación activa o engagement facilita que el capital se destine a los sectores y las regiones que más lo necesitan. Ahí es donde los inversores pueden encontrar las mayores oportunidades ligadas a la transición ecológica».

Oportunidades para los inversores

Los 100 billones de dólares de inversión sostenible podrían generar importantes oportunidades de inversión en diversos sectores y áreas geográficas. Las empresas que más se beneficiarán serán aquellas que provean a los sectores de la energía y los suministros públicos con soluciones para descarbonizar sus actividades y es probable que las ganadoras se concentren en áreas como fabricación de baterías, infraestructuras para la red eléctrica y tuberías para captura de carbono, hidrógeno y gas natural.

Por regiones, se prevé que más de la mitad de esos 100 billones de dólares tendrá que invertirse en mercados emergentes y casi un cuarto, en China. El porcentaje de inversión sostenible mundial que necesitarán los mercados emergentes para alcanzar la neutralidad en carbono supera su contribución anual al crecimiento del PIB mundial. Con soluciones de descarbonización más baratas en comparación con las economías más avanzadas, la transición ecológica en mercados emergentes podría generar resultados superiores, tanto en términos financieros como medioambientales, para los inversores de impacto.

Puede leer el estudio completo, consultar fragmentos clave y ver una entrevista con Shamik Dhar aquí.

[1] Objetivo fijado en el Acuerdo de París de 2016.
[2] Esta cifra es en gran medida una inversión que de otro modo se habría gastado en crear o renovar capital contaminante y es una transferencia de recursos de la producción de capital contaminante a la limpieza. Este no es el coste de lograr cero neto
[3] Inversiones que contribuyen a descarbonizar la economía mediante la descontaminación de las industrias que emiten más emisiones de CO2 o que generan una alta proporción de emisiones en relación con sus ingresos. También alude a la producción de servicios, tecnología e infraestructuras que faciliten esta transición.
 

 
Información importante
Salvo que se indique lo contrario, toda la información procede de BNY Mellon a 18 de octubre de 2022. Este comunicado de prensa ha sido aprobado para su publicación en Reino Unido, Europa y Suiza únicamente con fines informativos. No constituye una oferta ni una recomendación de compra de títulos ni de servicios de inversión en ninguna jurisdicción y en ninguna situación en la que dicha oferta o recomendación de compra no esté autorizada o resulte ilícita.
Las opiniones expresadas son las de los autores declarados y no reflejan las opiniones de otros gestores o de la empresa en general. Las opiniones están actualizadas a la fecha de esta publicación y están sujetas a cambios. Esta información puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos, objetivos o expectativas relacionadas con eventos futuros, y solo se puede considerar en la fecha indicada. No hay garantía de que tales eventos o expectativas se logren, y los resultados reales pueden ser significativamente diferentes de los que se muestran aquí. Las referencias de BNY Mellon Investment Management a valores, clases de activos y mercados financieros específicos son solo para fines ilustrativos y no pretenden ser ni deben interpretarse como recomendaciones. La información contenida en este documento se ha obtenido de fuentes que se consideran fiables, pero no garantizadas.
En el Reino Unido, este comunicado de prensa ha sido emitido por BNY Mellon Investment Management EMEA Limited (BNYMIM EMEA) para su publicación en medios de comunicación financieros y la información que contiene no constituye asesoramiento de inversión. Domicilio social de BNYMIM EMEA: BNY Mellon Centre, 160 Queen Victoria Street, London, EC4V 4LA. Registrada en Inglaterra con el n.º 1118580. Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) británica. Una empresa de BNY Mellon.
En Europa, este comunicado de prensa ha sido emitido por BNY Mellon Fund Management (Luxembourg) S.A. (BNY MFML) para su publicación en medios de comunicación financieros y la información que contiene no constituye asesoramiento de inversión. BNY MFML es una sociedad anónima (société anonyme) constituida en Luxemburgo y sujeta a la ley de ese país con el número de registro B28166 y con domicilio social en 2-4 Rue Eugène Ruppert L-2453 Luxembourg. Regulada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF). Una empresa de BNY Mellon.
En Suiza, este comunicado de prensa ha sido emitido por BNY Mellon Investments Switzerland GmbH para su publicación en medios de comunicación financieros y la información que contiene no constituye asesoramiento de inversión. BNY Mellon Investments Switzerland GmbH, Bärengasse 29, CH-8001 Zürich, Switzerland.
0 ComentariosSé el primero en comentar
User