Iniciamos 2020 en una posición complicada. En 2019, pese al generalizado repunte de los precios de los activos (y no solo de los bonos), el crecimiento se ha ralentizado. La confianza empresarial ha disminuido y, con ella, los gastos de capital.

Las tensiones comerciales, sea entre Estados Unidos y Europa, entre Estados Unidos y China o entre el Reino Unido y Europa, siguen bien presentes. Existe una elevada probabilidad de que se produzca una recesión en los mercados desarrollados en 2020, siendo los países que corren el mayor riesgo Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido (en función del desenlace del Brexit). El riesgo político también es elevado, dadas las próximas elecciones en Estados Unidos y las continuas turbulencias en China y Hong Kong.

En este entorno, no creemos que 2020 será un año en el que los bancos centrales opten por un endurecimiento monetario. En su lugar, podríamos ser testigos de más estímulos fiscales por parte de los gobiernos con el fin de espolear el crecimiento.

Estas incertidumbres significan que los inversores en renta fija deberían buscar activos refugio en 2020, una tarea complicada habida cuenta de los generalizados rendimientos negativos. Europa, por ejemplo, representa en torno al 30% del mercado de renta fija mundial por su valor, pero solo el 7% de su rendimiento1.

En el universo de deuda corporativa con calificación «investment grade», el sector de servicios de consumo representa una buena opción. Mientras que los riesgos de flaqueza en la industria, el comercio y la fabricación son mayores en 2020, esto no significa necesariamente que habrá una recesión del consumo. De hecho, las recesiones solo suelen comportar una contracción del sector del consumo en torno a la mitad de las veces.

Respaldados por unos buenos ingresos y un endeudamiento moderado, los sectores de consumo se encuentran en una situación robusta. En 2020, buscaremos oportunidades entre los bonos de titulización de activos y de titulización hipotecaria y las compañías de telecomunicaciones, servicios públicos y alimentación y bebidas centradas en sus mercados nacionales, muchas de las cuales están amortizando deuda y cuentan con bonos que ofrecen unos rendimientos positivos.

 

1 Fuente: Índices Bloomberg Barclays Bond