Columbia Threadneedle Investments
Columbia Threadneedle Investments
Renta fija: la selección de valores, un motor clave de la rentabilidad superior por Gene Tannuzzo, Director Global Adjunto de Renta Fija

Renta fija: la selección de valores, un motor clave de la rentabilidad superior por Gene Tannuzzo, Director Global Adjunto de Renta Fija

0
Me gusta
1
Comentar
Guardar

- Buscar retornos en los productos de crédito. La contundente respuesta de la Reserva Federal estadounidense para hacer frente a la pandemia de coronavirus ha provocado el descenso de los rendimientos de la deuda «refugio» hasta niveles cercanos a cero, de modo que las carteras de «bajo
riesgo» se muestran cada vez más sensibles a la volatilidad de los precios ligada a los tipos de interés. En nuestra opinión, la Fed mantendrá su postura acomodaticia durante muchos años, y esto podría impedir un aumento sustancial de los rendimientos. Ahora bien, esto no quiere decir que los
rendimientos vayan a seguir descendiendo; además, el riesgo parece asimétrico, dado que los reducidos rendimientos tampoco protegen frente a una ligera subida de los tipos.


- En consecuencia, los inversores deberían plantearse equilibrar su riesgo de tipos de interés, centrándose en los segmentos del mercado de renta fija más orientados al crédito. Los esfuerzos de la Fed por reducir los rendimientos de la deuda pública de elevada calidad generan una potente demanda de activos de crédito al obligar a los inversores a desplazarse hacia las bandas superiores del espectro de riesgo con el fin de obtener ingresos. Esta demanda, aunada a unas perspectivas de crecimiento económico permanente, apunta a un panorama ampliamente favorable para los activos de crédito.

- Apostar por la flexibilidad y la diversificación. Tras la significativa recuperación de los precios (en un 20% como mínimo), la compensación por el riesgo asumido se sitúa actualmente por debajo de la media a largo plazo en la mayoría de los sectores de renta fija. Las relaciones de valor
relativo también parecen razonables, lo que sugiere que un enfoque diversificado con respecto a la asignación sectorial podría deparar mejores resultados ajustados al riesgo que un enfoque más limitado.


- Observamos oportunidades de diversificación del riesgo de crédito en los balances corporativos, soberanos y de los consumidores, que han experimentado, todos ellos, mejoras fundamentales desde los peores momentos de la crisis. Igual de importante es que los inversores mantengan un sesgo flexible y estén preparados para reequilibrar sus carteras cuando se produzcan fluctuaciones en el valor relativo. Esta flexibilidad será probablemente un factor clave para potenciar las rentabilidades en 2021, ya que permitirá a los inversores mantener el equilibrio entre la generación de ingresos y la conservación del capital.


- Cabe esperar que la selección de valores se perfile como un motor clave de la rentabilidad superior. Nuestro escenario base sugiere una continua recuperación económica en 2021, aunque existirá una mayor divergencia entre los ganadores y los perdedores de la «economía pandémica». Los cambiantes patrones de demanda y las perspectivas de una recuperación desigual incidirán en los sectores y los emisores de una forma
drásticamente diferente. En lugar de apostar por el riesgo de mercado de forma pasiva, creemos que los inversores deberían hacer hincapié en la selección de valores con el fin de evitar los posibles escenarios bajistas que pueden reducir sustancialmente las oportunidades de generación de ingresos y rentabilidad total.


- Un adecuado análisis crediticio que identifique las tendencias que probablemente persistirán (sobre todo aquellas que se traducen en una demanda permanentemente reducida) debería considerarse una herramienta indispensable en el actual mundo de menores rentabilidades. La selección de
crédito podría revelarse la herramienta de gestión de riesgos más eficaz en el universo de renta fija en 2021.

En nuestra opinión, la Fed mantendrá su postura acomodaticia durante muchos años, y esto podría impedir un aumento sustancial de los rendimientos. Ahora bien, esto no quiere decir que los rendimientos vayan a seguir descendiendo; además, el riesgo parece asimétrico, dado que los reducidos rendimientos tampoco protegen frente a una ligera subida de los tipos. 

En consecuencia, recomendamos a los inversores que equilibren su riesgo de tipos de interés, centrándose en los segmentos del mercado de renta
fija más orientados al crédito. Los esfuerzos de la Fed por reducir los rendimientos de la deuda pública de elevada calidad generan una potente demanda de activos de crédito al obligar a los inversores a desplazarse hacia las bandas superiores del espectro de riesgo con el fin de obtener ingresos. Esta demanda, aunada a unas perspectivas de crecimiento económico permanente, apunta a un panorama ampliamente favorable
para los activos de crédito. 

Los inversores deberían apostar por la flexibilidad y la diversificación. Tras la significativa recuperación de los precios (en un 20% como mínimo), la compensación por el riesgo asumido se sitúa actualmente por debajo de la media a largo plazo en la mayoría de los sectores de renta fija. Las relaciones de valor relativo también parecen razonables, lo que sugiere que un enfoque diversificado con respecto a la asignación sectorial podría deparar mejores resultados ajustados al riesgo que un enfoque más limitado. 

Observamos oportunidades de diversificación del riesgo de crédito en los balances corporativos, soberanos y de los consumidores, que han experimentado, todos ellos, mejoras fundamentales desde los peores momentos de la crisis. Igual de importante es que los inversores mantengan
un sesgo flexible y estén preparados para reequilibrar sus carteras cuando se produzcan fluctuaciones en el valor relativo. Esta flexibilidad será
probablemente un factor clave para potenciar las rentabilidades en 2021, ya que permitirá a los inversores mantener el equilibrio entre la generación
de ingresos y la conservación del capital.

Cabe esperar que la selección de valores se perfile como un motor clave de la rentabilidad superior. Nuestro escenario base sugiere una continua
recuperación económica en 2021, aunque existirá una mayor divergencia entre los ganadores y los perdedores de la «economía pandémica».
Los cambiantes patrones de demanda y las perspectivas de una recuperación desigual incidirán en los sectores y los emisores de una forma drásticamente diferente. 

En lugar de apostar por el riesgo de mercado de forma pasiva, recomendamos a los inversores que hagan hincapié en la selección de valores con el fin de evitar los posibles escenarios bajistas que pueden reducir sustancialmente las oportunidades de generación de ingresos y rentabilidad total.
Un adecuado análisis crediticio que identifique las tendencias que probablemente persistirán (sobre todo aquellas que se traducen en una
demanda permanentemente reducida) debería considerarse una herramienta indispensable en el actual mundo de menores rentabilidades.

La selección de crédito podría revelarse la herramienta de gestión de riesgos más eficaz en el universo de renta fija en 2021. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User