MAPFRE
MAPFRE
Riesgos y desafíos de la economía global

Riesgos y desafíos de la economía global

Poco a poco, la economía mundial parece ir viendo la luz al final del túnel. El avance de la vacunación y la relajación de las restricciones más duras han permitido abrir parcialmente la actividad económica y desahogar a determinados sectores que se han visto duramente afectados durante los últimos meses.

No obstante, la realidad es más compleja de lo que parece. Y es que, conforme la recuperación sigue su curso, el Informe Panorama Económico y Sectorial, elaborado por MAPFRE Economics, explica que son varios los riesgos que pueden poner en peligro la sostenibilidad económica global. Aspectos como el control de la pandemia, la inestabilidad política de los países emergentes o el cambio climático son sólo tres de los muchos desafíos a los que se enfrentan las potencias mundiales y los países emergentes de cara a los próximos años.

Gobernanza mundial

Con la llegada de Biden, las relaciones exteriores americanas se han destensado, lo que ha demostrado la intención del nuevo presidente de acercar posturas con líderes políticos como Vladimir Putin y paralizar temporalmente los aranceles con la Unión Europea, si bien la mirada crítica de Estados Unidos sigue dirigida a China.

Desde Europa, la disputa comercial todavía vigente con el Brexit o los recientes acontecimientos acaecidos en la región por parte de Hungría no han impedido que la liberación de los fondos NGEU acabe alimentando la idea de una mayor unidad fiscal en la Eurozona.

Respecto a los países emergentes, el informe aclara que la preocupación actual viene más por “las movilizaciones y revueltas sociales que comenzaron antes de la pandemia” y que han retomado su curso en Chile, Ecuador o Bolivia, entre otros. A este factor, se suma el descontento de la población por las medidas aprobadas para atajar la crisis sanitaria en Latinoamérica, que ha acrecentado la brecha de desigualdad y ha dejado desprotegidos a determinados sectores y trabajadores.

Deuda global

El dossier subraya que el 2020 cerró con un nivel de deuda nunca antes visto desde la Segunda Guerra Mundial: 290,5 billones de dólares. Con esta abultada cifra, el primer trimestre de este año registró una bajada de 1,7 billones de dólares, fundamentalmente potenciado por las economías desarrolladas. “Ha sido precisamente el sector privado no financiero el principal responsable del proceso de desapalancamiento en estos mercados, ayudado además por el sistema financiero”, añade el informe.

En esta línea, y de forma más acusada en las economías avanzadas, el riesgo de reinversión podría aumentar a medida que la búsqueda de protección contra la inflación y la reacción monetaria vuelva a la normalidad. Con esto, la sostenibilidad de la deuda podría debilitar la recuperación económica de ciertos países al retomar la senda de mayor disciplina fiscal.

Crisis soberano-financiera en China

La potencia china se mantiene al frente de la recuperación global. Además de contar con una fuerte industria manufacturera y una sólida posición exportadora, MAPFRE Economics matiza que el país asiático ha fortalecido su demanda interna tras un periodo estancado, lo que le ha permitido sumar un nuevo contrafuerte a su economía.

Sin embargo, el peligro de un eventual sobrecalentamiento de la economía, derivado de una creciente preocupación por la expansión crediticia que promovió el banco central chino, podría empujar al país a aplicar políticas de desapalancamiento a través de subidas de tipos de interés y endureciendo el resto de políticas monetarias.

Política económica

A medida que las restricciones se han ido suavizando y la demanda ha vuelto a arrancar, la inflación se ha consolidado tras un efecto de rebote. Pese a ello, factores como los cuellos de botellas o la escasez de ciertos bienes podrían poner en riesgo esta tendencia, y cuya duración dirigiría las políticas del futuro hacia un mayor endurecimiento.

En este sentido, “los mercados de bonos preverían que dicho endurecimiento sea limitado”. Aunque las decisiones más cortoplacistas residan en la compra de activos, conforme los bancos revisen al alza los tipos de interés (con el objetivo de ganar algo de margen de cara a los siguientes ajustes monetarios), podrían aparecer en los mercados de deuda señales de políticas erróneas hasta lograr un equilibrio en las tasas.

En la vertiente fiscal, las directrices mantienen el carácter expansivo, apoyado por una política monetaria más laxa. Aun así, el endurecimiento prolongado de las condiciones de financiación podría comprometer dichas políticas, “apostando más por la estabilidad financiera”.

Crisis Geopolítica

Durante la pandemia, las relaciones institucionales entre gobiernos se han mantenido sin grandes alteraciones, gracias en buena parte a la amplia diplomacia con las vacunas, la capacidad de la Eurozona para apagar el fuego del euroescepticismo y la relajación de las tensiones en el Golfo Pérsico.

Frente a esto, el Servicio de Estudios de MAPFRE señala que la inestabilidad política en los países emergentes, el aumento del descontento social en Latinoamérica y el avivado conflicto entre Israel y Palestina podrían desestabilizar las relaciones geopolíticas.

Cambio climático

La cuestión medioambiental ha estado presente en los últimos años, aunque con escasos avances de peso para atajar la crisis climática. La llegada del Covid-19 y la necesidad de los países de llegar a acuerdos para mitigar la expansión del virus han impulsado la posibilidad de que gobiernos, empresas y ciudadanos aprovechen el momento para coordinar y aprobar medidas frente a la emergencia medioambiental.

La situación actual requiere de medidas rápidas y efectivas, donde el seguro, a través de la defensa de la sostenibilidad, ofrece un punto de apoyo tanto en la inversión en ESG, como en el propio negocio asegurador.

Covid-19

Con los planes de vacunación marcando ritmos desenfrenados y la eliminación de buena parte de las restricciones de movilidad, la propagación de la variante delta entre los jóvenes (el grupo de edad con menor porcentaje de población vacunada) y aquellos sin la pauta completa, puede poner en jaque la estrategia mundial.

A pesar de la elevada efectividad de las vacunas hasta el momento, la aparición de nuevas cepas más contagiosas y virulentas retrasaría el proceso de inmunidad colectiva (varios países están aumentando el porcentaje de la inmunidad de rebaño), lo que resultaría en nuevas medidas de confinamiento y limitación de las libertades.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User