Schroders
Schroders
¿Cómo será el mundo después del Covid-19?

¿Cómo será el mundo después del Covid-19?

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La pandemia de coronavirus está actuando como catalizador acelerando una serie de tendencias. Aunque parte del impacto del Covid-19 será temporal, creemos que estamos en un momento crucial que también conllevará muchos cambios permanentes. A continuación te contamos cómo creemos que será el mundo en la era post-Covid:

Cambios en la forma en la que vivimos y trabajamos

El Covid-19, más que comportar un repentino cambio de comportamiento, acelerará las tendencias que ya existían. Podría suponer el fin de la jornada laboral de 9 a 17h y de la vida de oficina tal y como la conocemos. Quizá la generación de nuestros nietos vea peculiar que una persona elija coger el transporte público en plena hora punta para ir a la oficina cuando, en realidad, no es necesario. 

El regreso del "gran gobierno”

La única manera de salir de este agujero es gastar dinero por lo que el gasto público estará en primer plano. El gran gobierno ha vuelto y va a jugar un papel mucho más importante en la sociedad, nos guste o no. 

Impulso a la tecnología y la automatización

El Covid-19 va a actuar como catalizador para la automatización. Esto es algo que ya estaba sucediendo antes del brote del virus, particularmente en zonas de Asia. Ahora, habrá una rápida adopción de la automatización en áreas que antes no estaban automatizadas, como el sector servicios. Se extenderá el uso inteligencia artificial (IA). 

Durante la crisis actual la tecnología ha pasado realmente a primer plano. Hemos tenido que usarla y, de hecho, ha funcionado muy bien. Los índices de uso de tecnología en áreas como las comunicaciones, el comercio electrónico, la automatización y la atención sanitaria a distancia se dispararon durante la crisis porque no teníamos otras opciones. Estas tendencias se acelerarán aún más una vez que la pandemia esté bajo control, lo que comportará una enorme cantidad de potencial de crecimiento en estas áreas.  

El sector salud se sitúa en primer plano 

El Covid-19 ha puesto de manifiesto la creciente importancia de la tecnología para el sector sanitario. Durante la crisis, la telesalud ha sido esencial. Estos servicios no sólo están proporcionando mejores resultados a los pacientes, sino que lo están haciendo de manera más rentable. Y aunque estas tecnologías estaban disponibles antes de la pandemia, el Covid-19 ha acelerado su adopción, que sin duda continuará una vez que la crisis esté bajo control. Nos encontramos ahora en un punto de inflexión positivo en el que empezaremos a ver una auténtica innovación y avance en todo el sector.

Además, el aumento del uso de los servicios de salud digitales también servirá para democratizar la gestión de la asistencia sanitaria y el bienestar, proporcionando a los individuos las herramientas y los datos para asumir una mayor responsabilidad por su propia salud personal.

La importancia de las ciudades globales

La tecnología ha permitido que un gran número de personas trabajen desde casa durante el confinamiento, suplantando la necesidad de estar en una oficina a diario. Por lo tanto, prevemos que cada día habrá menos personas que trabajen en la economía del conocimiento viajando a los centros de las ciudades. Aunque el núcleo urbano seguirá siendo vital para el funcionamiento eficaz de la economía de una ciudad global, los edificios de oficinas en ubicaciones secundarias, fuera del núcleo urbano, serán los que corran más riesgo de ser reutilizados. Con un mayor número de personas trabajando desde casa, no tendrá sentido que las empresas mantengan este tipo de oficinas.

La forma en que usamos los edificios en las ciudades globales cambiará. El Covid-19 ha acelerado las compras en línea y los centros de datos y almacenes están reemplazando cada vez más la necesidad de centros comerciales en muchas ciudades. La mayoría de las empresas darán prioridad a sus oficinas en los lugares más conectados o utilizarán alternativas de oficina flexibles. 

Se abre un nuevo camino hacia la transición climática

Covid-19 ha llevado a muchas empresas a reevaluar sus prioridades. La gente está trabajando desde casa y las reuniones y conferencias se han convertido en virtuales. Esta crisis hará que las empresas reevalúen la necesidad de lo que antes habrían considerado prácticas "business as usual". Y esto podría ser sólo el comienzo. Creemos que es muy posible que podamos ver algunos cambios más permanentes en la forma de trabajar, y eso podría ser bueno para el medio ambiente.

Las inversiones centradas en el clima ya no dependen tanto del apoyo de las políticas como hace una década. Sin embargo, ese apoyo sigue siendo importante para acelerar el progreso, particularmente en áreas como la industria pesada, donde las tecnologías de descarbonización no son todavía convincentes sin una intervención reguladora. Tenemos la esperanza de que la crisis actual pueda ser el trampolín para la transición climática que, según el consenso científico, es cada vez más urgente.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User