Compartimos en este artículo la opinión del economista jefe de Schroders, Keith Wade, sobre las decisiones anunciadas ayer por el BCE:

"El Banco Central Europeo (BCE) lanzó ayer un completo paquete de medidas que sorprendió al mercado. Una serie de movimientos que se encuadran en el contexto de otra revisión a la baja en la previsión de inflación de la zona euro, hasta el 0,1% este año (frente a la anterior estimación del 1%) y del 1,3% para 2017 (previamente, el 1,6%).

Aunque las decisiones anunciadas fueron más allá de lo previsto, generó algo de decepción en mercado que Mario Draghi afirmara en la rueda de prensa que el consejo de gobierno del BCE no estaba considerando nuevos recortes de tipos.  Esto provocó ayer que las bolsas perdieran el impulso inicial y a un fuerte rebote del euro tras la caída de los minutos posteriores al comunicado del BCE. 

La esperanza ahora es que los nuevos incentivos para que los bancos presten (las nuevas subastas TLTRO) pueda generar un resurgir de la inversión y el crecimiento.  Sin embargo, junto con las dudas sobre la eficacia de los tipos de interés negativos, la debilidad de la inversión en capital es una fuerza global y refleja tanta reticencia a pedir prestado como a prestar.  

Como indicó el presidente del BCE, es necesaria la colaboración de los gobiernos y la política fiscal para poder ganar esta batalla"


Os recordamos que cualquier duda o pregunta que tengáis sobre renta fija europea la podéis formular en este otro artículo para planteársela la próxima semana a Jonathan Harris, product manager de renta fija europea de Schroders.

 

Aviso Legal:    Los expertos de Schroders han expresado sus puntos de vista y opiniones en este artículo y estos pueden cambiar. Los pareceres y opiniones de nuestros expertos no representan necesariamente las opiniones expresadas o reflejadas por Schroders en otras comunicaciones , estrategias o fondos.  La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.